jueves, 2 de mayo de 2019

Merideños a pie mientras el 75% del transporte esta arrumado e irrecuperable.





Prensa PMI

Pudiera el usurpador de Mérida entre sus habituales declaraciones engañosas, ofrecer las bicicletas atómicas  socialistas cuya fábrica denominada  FANABI  anuncio el difunto ex  presidente en  junio del 2008, para paliar el grave y agudo problema del transporte.


El sistema de transporte que ofrece el gobierno usurpador como alternativa a la progresiva  paralización y desaparición  del transporte tradicional, en esta hora menguada del país, sufre el mismo destino. Se crearon rutas urbanas y extra urbanas que cubrían la zona panamericana, mocoties, paramo y zona metropolitana con vehículos nuevos que llevaron el mismo trato que el sistema eléctrico. Están suspendidas rutas completas y en el mejor de los casos algunas pocas  funcionan pero no cumplen el horario establecido y en periodos son suspendidas. La falta de mantenimiento y política de precios irrisorios en el transporte como política de destrucción futura ya están presentes. Dos grandes proyectos sociales uno de ellos de la revolución entran en crisis. El pre nombrado que cubría gran parte del estado y el sistema trolebús, ambos sufren la misma calamidad. 

Más del 75% de las unidades están inoperativas y un estimado del 60% de este porcentaje, arrumado en los patios de estacionamiento y mantenimiento, son  irrecuperables por el estado deplorable en que se encuentran.  Los merideños andan a pie, recorriendo  grandes trayectos para lograr llegar a sus trabajos y manifiestan su preocupación por el estado de las pocas unidades y no ven una solución a corto plazo. Estos programas  fueron una realidad y hoy una desilusión como todo en revolución. 

En un país donde se vive  una irrealidad en la economía y no existe  responsabilidad, ni  ética en el ejercicio de la  administran los bienes del estado, aflora la corrupción y se impone la anarquía y la destrucción, para muestra un botón y es lo que aquí denunciamos. Finalmente aseguro “ no pudieron fabricar bicicletas, difícilmente ensamblaran los buses chinos también anunciados” Esos,  los que  hoy forman parte del cementerio del transporte público en el país, todos fueron importados. Otra mentira más.

Share: