Vanessa Montilla (ACEP-Mérida): “El desgaste físico, económico y emocional de los merideños en las colas de gasolina es intolerable”



 


Vanessa Montilla, dirigente regional de Acción Ciudadana en Positivo (ACEP) en el estado Mérida señaló que el desgaste físico, económico y emocional de los merideños en las colas de gasolina es intolerable.

 

 

En Mérida, las semanas de flexibilización están caracterizadas por colas kilométricas en las principales avenidas, donde miles de ciudadanos tienen la esperanza de surtir combustible sin ninguna seguridad de lograrlo, pasado de tres a cuatro días durmiendo en las calles para asegurar su puesto en las colas.

 

Montilla declaró que luego de la llegada de gasolina iraní al país, la crisis se ha agudizado,  tanto en las bombas subsidiadas como en las de cobro internacional y se han observado múltiples irregularidades y abusos por parte del personal y los organismos de seguridad encargados de la protección de los merideños.

 

Por otra parte, la calidad de la gasolina que llega a la entidad es de calidad dudosa, con texturas y colores no acostumbrados.  Muchos usuarios han denunciado a través de las redes sociales la avería de los filtros de gasolina de sus automóviles debido a esto.

 

Asimismo, afirmó que el desgaste físico que genera para los merideños  permanecer cuidando su puesto hasta que llegue el turno de surtir combustible no es el peor escenario; espacios llenos de precariedad sanitaria y aglomeración de personas donde el riesgo de contagio de covid-19 es muy alto, son algunas de las situaciones que disminuyen la calidad de vida en nuestro Estado.

 

De igual forma, puntualizó que el declive económico que se vive en el país hace que los pocos ingresos monetarios de los hogares venezolanos sean destinados únicamente a cubrir la alimentación y es muy complicado destinar el poco dinero restante para surtir los vehículos, una herramienta necesaria para el trabajo del día a día.

 

Por otra parte, la dirigente del partido de los ciudadanos resaltó el esfuerzo colosal que representa conseguir divisas en un país que a la fecha de hoy no declara una dolarización, y en donde el mercado de la gasolina revendida oscila entre tres y cuatro dólares el litro.

 

Montilla agregó que muchos merideños como ella han pasado por la molesta situación de no recibir cambio al billete de dólar entregado para cancelar los litros correspondientes, un descaro por parte del personal de la estación y sobretodo de los organismos de seguridad, que se quedan con el dinero restante sin ninguna explicación.

 

Para concluir, la dirigente señaló que es difícil explicar todos los atropellos y arbitrariedades que muchos merideños viven diariamente y exhortó a los ciudadanos a denunciar las irregularidades por parte de encargados, guardias, policías y organismos gubernamentales estatales y nacionales y de este o cualquier modo se encuentre una solución a una de tantas situaciones que vivimos y mejorar un poco la calidad de vida de todos los merideños.

 

PRENSA ACEP MÉRIDA