Ramón Guevara: Corpoelec suspende el servicio entre 8 y 12 horas


 


En rueda de prensa, el gobernador de Mérida recalcó que los merideños sobreviven en condiciones infrahumanas en medio de la cuarentena por la COVID-19, sin luz, sin agua, sin gas ni gasolina, situación que restringe gravemente la movilidad ciudadana

 

Mérida (Prensa OCI).- El gobernador del estado Mérida, Ramón Guevara, en rueda de prensa, hizo un llamado a las autoridades de Corpoelec para que tome medidas ante los repentinos cortes del fluido eléctrico, y señaló que los mismos son desproporcionados, ya que en ocasiones alcanzan hasta 8 y 12 horas, en distintas comunidades que se ven gravemente afectadas con esta terrible situación, sobre todo en el marco de la cuarentena de la COVID-19.

 

“No comprendemos que está sucediendo con los maltrechos servicios públicos, ya que en múltiples oportunidades he insistido en este tema, pero observo con preocupación  cómo  lejos de alcanzar una salida,  en el caso específico de la falta de energía eléctrica, Corpoelec aumenta las horas de corte sin previo aviso, y no hay nadie en este organismo que informe sobre lo que realmente está sucediendo con la planta Luis Zambrano, que supuestamente es la responsable de la carga eléctrica para la entidad. El llamado es para el gobierno nacional, a fin de que informe a los merideños  y se aboque a solucionar esta problemática”, insistió el gobernador.

 

No sabemos si el remedio es peor que la enfermedad

 

El primer mandatario indicó que la nueva modalidad de venta de la gasolina en moneda extranjera en algunas estaciones, anunciada con bombos y platillos por el presidente Maduro, es un esquema que no da soluciones, porque no se justifican las colas inmensas en estas estaciones, “es decir, a  mi  modo de ver, es peor el remedio que la enfermedad, y lo digo responsablemente, creo que esto está afectando gravemente la  movilidad  para nuestro estado”, explicó.

 

Recalcó que con el problema de la falta de electricidad, internet, telefonía, la escasez de gasolina, la falta de gas doméstico y las fallas en el servicio de agua, los merideños, en  medio de  esta rígida cuarentena por la COVID-19, viven ahora en condiciones infrahumanas, mientras que la gobernación se siente de manos atadas, ya que para nadie es un secreto que estos servicios cada vez están más centralizados por la administración pública nacional.

 

El gobernador puso a la orden y a disposición del ente nacional a su asesor en materia eléctrica, Pedro Mora, para que contribuya a la solución de la problemática que se presenta en la termoeléctrica Don Luis Zambrano. /Luzely Petrocini