Docente de El Vigía fijan posición contra el anteproyecto de Ley del Ejercicio de la Profesión

 Advertencia al magisterio venezolano

 

 




Enrique  Rivera


A  través de un comunicado por parte de la coalición sindical de los trabajadores públicos, sector educación de El Vigía y en alianza con FORDISI,  están haciendo  una  advertencia al magisterio venezolano.

Dicho comunicado destaca que la educación venezolana está transitando por un periodo de profunda decadencia y pérdida de la ética, del profesionalismo, de la meritocracia y de la dignidad docente.

Señala el  comunicado que los desafíos que afronta el magisterio van más allá de reformas jurídicas, además se trata de voluntad política real para producir los cambios necesarios que realmente influyan positivamente tanto en el sistema educativo como en la calidad de vida de cada maestro; sin embargo, el norte de los gobernantes y legisladores actuales parece inclinarse en otra dirección, tal como lo demuestra el ANTEPROYECTO DE LEY DEL EJERCICIO DE LA PROFESIÓN DOCENTE, el cual representa una amenaza latente a nuestros derechos laborales, amparados en la Constitución Nacional, en la Ley Orgánica de Educación, en la Ley Orgánica del Trabajo, de los Trabajadores y Trabajadoras, en las contrataciones Colectivas y otras leyes más que rigen el trabajo y ejercicio de la docencia en nuestro país.

Manifiestan que por consiguiente, exhortamos al magisterio en general a leer y analizar con sentido crítico el anteproyecto de ley que dentro de unos días entrará en proceso de discusión en la asamblea nacional elegida en diciembre de 2020.

Además estar alerta ante la injerencia de los consejos comunales en el quehacer educativo y académico de cada institución, pues según esta nueva ley, serán ellos los encargados de sugerir los nuevos Directores Ejecutivos Escolares, certificar los cursos de inducción para el ingreso del personal docente al sistema educativo, recibir los títulos de 4° nivel que hayan obtenido los docentes para ascender a las categorías V y VI, organizar actividades relacionadas con la educación del pueblo para ser realizadas y aprobadas por los docente que aspiren ascender de categoría, entre otras. Siendo todo esto violatorio del art. 12 de la Ley Orgánica de Educación.

Recalcan  en dicho  comunicado  que estar atentos ante la imposición de cambios estructurales de las organizaciones gremiales y sindicales encargadas de proteger y vigilar el bienestar social del magisterio, pues se pretende crear la Organización Colectiva de los Profesionales de la Educación, así como también el Servicio Nacional de Evaluación Integral de Desempeño Docente (SENEIDO).

Acotaron que frente a esto, animamos a todos los dirigentes sindicales  y federativos a rechazar con contundencia esta ley, a activar los mecanismos legales correspondientes para detener su aprobación y retomar el rumbo de la lucha y defensa de nuestros derechos laborales, tipificados en las leyes venezolanas.

Añadieron que rebatir con firmeza la relevancia que se pretende darle al trabajo comunitario por encima del trabajo pedagógico y formación académica universitaria que realice y obtenga cada docente, pues incluso dicho trabajo comunitario estará regido y supervisado por los mismos consejos comunales. Esta situación distorsiona los preceptos éticos y profesionales del estado y carrera docentes.

5. Defender firmemente los principios éticos, constitucionales y democráticos que rigen el ejercicio docente, los cuales son infringidos con la pretensión de legalizar el adoctrinamiento social en cada institución educativa, puesto que cada docente para ascender durante sus años de servicio deberá “aprobar cursos de formación sociopolítica” de distintos niveles, e inclusive ajustar su planificación al proyecto educativo vigente, de no hacerlo sería considerado “antiético” y estaría sometido a una evaluación de desempeño, menospreciando así la autonomía e inventiva docente.

Comentaron en el referido comunicado  que de este modo, advierten que esta nueva Ley del Ejercicio de la Profesión Docente busca legalizar muchas de las arbitrariedades que se han estado ejecutando dentro del sistema educativo venezolano durante los últimos años, como lo son: la escogencia por afinidad político partidista de los directores y supervisores, la intromisión de los consejos comunales en la toma de decisiones del quehacer académico, el manejo inapropiado de los concursos de ingreso, ascenso, de oposición y de credencial, el incumplimiento de las prestaciones sociales, la falta de inversión en la educación, y otras arbitrariedades más que han ido socavando cada día más la calidad educativa que merecen tener los estudiantes venezolanos.

Afinaron que ante todo este escenario por venir, es imperativo que el magisterio tome conciencia de la gravedad y peligro que representa este anteproyecto de ley para la profesión docente; por lo tanto, se hace imprescindible lograr una unión tan sólida, que pueda no sólo detener la aprobación de esta nueva ley, sino también proponer un proyecto jurídico que realmente fortalezca las bases éticas, morales y académicas que debe sustentar cualquier ley de educación, sin menoscabo del libre pensamiento, del desarrollo humano y profesional y de la calidad de vida del profesional de la docencia.