Hospital de Mérida en terapia intensiva: déficit del 52% de enfermeros compromete salud de pacientes

 



Jade Delgado

Para el cuidado de tres pacientes se requiere una enfermera, sin embargo, una enfermera debe atender hasta quince pacientes.

El Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes (Iahula) en Mérida está en terapia intensiva y la salud de los pacientes se ve comprometida, actualmente tiene un déficit de más del 50 por ciento del personal de enfermería, aunado a la falta de médicos, camilleros, técnicos y demás personal necesario para su óptimo funcionamiento.

La principal razón es el salario. Los empleados públicos en Venezuela pagan por ir a trabajar, a esto se suma la escasez de gasolina que los obliga a pagarla en dólares, además de la falta de transporte y otros problemas propios de la región andina que no han sido atendidos durante años, por el contrario, el escenario cada vez es más catastrófico.

"Me atrevería a decir que un 52% con respecto al área de enfermería tiene una deficiencia en el hospital, obviamente esto trae consecuencias de limitación y cierre de ciertas áreas para dar cobertura a zonas álgidas como la emergencia", informó la doctora Estella Uzcátegui, jefa del servicio de cirugía general del Iahula.

Pacientes sufren las consecuencias

Jueida Askoul, miembro de la comisión COVID-19, informó que la falta de personal incide en la evolución de los pacientes, porque no reciben el tratamiento de manera oportuna en los horarios que corresponde.

Pero además se ve afectada la asistencia para poderlos llevar al baño, suministrarles hidratación y brindarles asistencia durante las terapias respiratorias, esta situación interrumpe la rutina médica para que se acorte el tiempo de estancia de los enfermos en el centro de salud.

Uno de los paliativos que aplican es enviar personal de las áreas menos críticas a las más críticas, en este caso la zona de aislamiento COVID-19, "pero nosotros somos un hospital tipo 4 y se tienen que atender otras patologías distintas al COVID-19", lamentó.

Esto ha originado el cierre de espacios elementales para resolver problemas quirúrgicos y médicos, "no tenemos capacidad operativa para resolver, por ejemplo las cirugías electivas en este momento", agregó que el sistema de ventilación o aires acondicionados del quirófano hace 72 horas se dañó, otro problema que se suma a la lista.

Askoul solicitó el apoyo del nivel central para obtener los recursos necesarios para el funcionamiento adecuado de la institución.