PSUV no es un partido revolucionario sino de mandaderos

 Diógenes Andrade lamentó la venta del Hotel Venetur









Jorge Galvis Jr

El miembro del equipo político estadal del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diógenes Andrade, lamentó el dolor mental y espiritual causado por la venta del Hotel Venetur de Mérida, es decir Prado Río, ícono de la hotelería merideña.

En sus palabras Andrade expresó que el Hotel Venetur fue vendido al ex grandes ligas, Alex Cabrera, tal vez por tener mayor capacidad gerencial porque tiene "real", o por ser miembro de los Tiburones de La Guaira, quien seguramente lo pondrá a funcionar.

Imaginó el exdiputado a la Asamblea Nacional por el PSUV que después del Venetur vendrá seguramente el Hotel Escuela.

Expresó que por ser miembro del partido de la revolución tenía el derecho a que la Dirección Nacional informara sobre las decisiones tomadas en territorio merideño, es por ello que esta organización política sigue siendo un partido de mandaderos.

"Ellos hacen, deciden e informan lo que debemos hacer, no es un partido de la revolución, eso no es hacer revolución, podrán tener las explicaciones y razones de la venta, pero es una falta de respeto quienes hicieron esa negociación no informar a los 28 miembros del equipo político estadal en Mérida, alcaldes y protectores de los 23 municipios, no me refiero a una cúpula o grupito del PSUV en el estado", dijo.

A lo mejor no le prestarán atención a estas palabras, sin embargo las dejo ahí, señaló Andrade, quien subrayó que la historia señalará muchos hechos ocurridos, tal es el caso  del Hotel Humbold de Caracas, convertido en un casino, eso no es revolución y mucho menos socialismo.

"Me siento indignado, ninguno de los compañeros dice nada, al parecer esta es una revolución con cálculo, no dicen nada para no meterse en problemas, menos cuando hay aspiraciones a alcalde o gobernador y si me meto con la cúpula me fregué, no voy para el baile, me execran, resulta que las revoluciones son serias", concluyó.