CORONAVIRUS- Déficit de equipos de bioseguridad: el miedo se apodera de los médicos en Mérida





 

Son varios problemas que aquejan al personal médico: el déficit del personal de enfermería, insuficientes equipos de bioseguridad, el envío a destiempo de los medicamentos y la escasez de gasolina.

 

Jade Delgado

 

El miedo a contagiarse de COVID-19 ante la deficiencia de equipos de bioseguridad fue manifestado este jueves por médicos del Hospital Universitario de Los Andes en Mérida.

 

Actualmente existe un déficit cercano al 50 por ciento del personal de enfermería, un problema que limita la atención, de acuerdo con la doctora Estrella Uzcátegui integrante del comité COVID-19, la falta de equipos de bioseguridad atemoriza al personal.

 

"Nosotros somos centro centinela, recibimos los pacientes más graves y moderados, lo que nos mandan del Ministerio de Salud no son suficientes para cubrir todo lo necesario en ésta área", argumentó.

 

Indicó que los salarios no les permiten adquirir todos los equipos de bioseguridad indispensables para la atención de la pandemia en el centro asistencial.

 

La dificultad para acceder a la gasolina afecta la atención médica

 

La galena, dijo que se suma otro problema a la tragedia, la escasez de gasolina. Informó que pueden abastecer cada dos meses aproximadamente.

 

"Se nos asignan 120 cupos a la semana, para un universo de 2.200 vehículos que hay en el hospital", lamentó.

 

La llegada de insumos es tardía para pacientes

 

En referencia a los insumos que se necesitan para el tratamiento de los pacientes infectados por el virus, se debe seguir un protocolo, consiste en la elaboración de un informe que luego es enviado a Caracas donde es analizado y luego, envían hasta Mérida el insumo, "esto puede llevar días, no garantizándole el tratamiento al paciente de recién ingreso", señaló.

 

Explicó que no solo se debe al Remdesivir y retrovirales, sino todos los insumos para el COVID-19.

 

Las pruebas rápidas: otro problema

 

El doctor Carlos Zambrano, agregó otra denuncia, la deficiencia de pruebas rápidas para el descarte del coronavirus. Explicó que no siempre tienen los test y que actualmente se necesitan más.

 

En relación al repunte de casos, considera preocupante que se observan personas en la calle sin tapabocas; y sin cumplir con las medidas preventivas como el distancia social.

 

Aseveró que las semanas flexibles son un dolor de cabeza para el personal de la salud, ya que los casos incrementan. Hizo un llamado a las personas a cumplir con los protocolos preventivos y evitar la propagación.