José Gregorio Hernández Cisneros ya está oficialmente en los altares


 





Cardenal Baltazar Porras Cardozo

 

El Papa Francisco decretó la beatificación del médico trujillano, anuncio que fue oficializado, este 19 de junio, desde El Vaticano. El Cardenal Baltazar Porras celebró la proclamación e invitó a los venezolanos a participar, desde sus hogares, en una vigilia de oración y una Misa de acción de gracias

 

Después de 71 años de espera, el doctor José Gregorio Hernández Cisneros ascendió oficialmente a los altares de la Iglesia Católica. La tarde de este viernes 19 de junio, los venezolanos fueron sorprendidos por la buena noticia de que el galeno trujillano fue proclamado “Beato” por el Papa Francisco, a través de un decreto divulgado desde el Vaticano.

El decreto del Pontífice fue firmado luego de que el Consejo de Cardenales y Obispos de la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano aprobara el milagro concedido, por intercesión del Dr. Hernández Cisneros, a la niña Yaxury Solórzano, habitante del caserío Mangas Coveras, estado Guárico. En 2017 y cuando tenía 10 años de edad, Solórzano recibió un disparo en la cabeza y, como consecuencia, sufrió daño cerebral, perdió masa encefálica y huesos, lo que, según los médicos, comprometía severamente su recuperación. Sin embargo, 20 días después de los sucesos, la joven se recuperó completamente y sin explicación científica, luego de que su madre orara al galeno trujillano por su sanación.

 

Antes de la proclamación del Santo Padre, el milagro del Dr. José Gregorio Hernández Cisneros pasó dos exámenes previos: el 9 de enero de 2020 fue certificado por la comisión médica de la Congregación para las Causas de los Santos, y el 27 de abril la comisión de teólogos de la misma instancia hizo lo propio con un dictamen unánime. El expediente fue introducido ante el Vaticano, el 18 de enero de 2019, por la oficina de postulación de la Iglesia Católica venezolana que lleva la causa de beatificación del médico de Isnotú.

 

El Cardenal Baltazar Porras Cardozo, Administrador Apostólico de Caracas y Arzobispo Metropolitano de Mérida, celebró el ascenso a los altares de José Gregorio Hernández Cisneros como un reconocimiento a la devoción que millones de venezolanos le profesan desde su muerte, ocurrida hace casi 101 años.

 

“El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres, porque hoy la Iglesia Católica ha elevado a los altares al Dr. José Gregorio Hernández Cisneros, ese que llevamos cada uno de nosotros en el corazón, porque representa los mejores valores de nuestra identidad venezolana, del trabajo, de la superación, de lo científico, de la ayuda de los unos para con los otros, del progreso en todos los órdenes; y porque es el que nos llama a todos a la paz y a construir la fraternidad en Venezuela”.

 

Como parte de la celebración, el prelado invitó a toda la feligresía católica venezolana a unirse, este mismo viernes 19 de junio a las 8:00 pm, en una vigilia de oración desde sus hogares para implorar al nuevo beato venezolano por la unidad del país. “Comencemos una vigilia de oración y de encuentro en la ventana de nuestras casas o a las puertas de las mismas, con una velita encendida, con la bandera nacional y cantando todos el himno nacional que nos une, para que se alumbre en nosotros una Venezuela más fraterna, más solidaria, más amigable para todos”.

 

También convocó a los fieles a sintonizar, el día sábado 20 de junio a las 10 am y desde sus casas, la misa de acción de gracias por la beatificación, celebrada en la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, a los pies de la tumba del Dr. José Gregorio Hernández.

 

Para respetar las normas de distanciamiento físico establecidas por las autoridades debido a la pandemia de la COVID-.19, la eucaristía fue previamente grabada y será transmitida por televisoras, radioemisoras, y distintas redes sociales. “Y al terminar, que repiquen las campanas de todas nuestras iglesias, catedrales y capillas más pequeñas, en señal de esa alegría que tenemos todos en el corazón”, dijo el cardenal.

 

Finalmente, el Administrador Apostólico de Caracas llamó a los sacerdotes de todas las parroquias del país a colocar en las puertas de los templos un altar con la figura de José Gregorio Hernández Cisneros, con el fin de que los fieles puedan acercarse a rendirle tributo.

 

También pidió a las distintas parroquias que organicen, en la medida posible y en coordinación con las autoridades, recorridos de la imagen del galeno trujillano por las calles de las ciudades y pueblos del país, con el fin de que los devotos puedan sentir y celebrar la presencia del Dr. Hernández Cisneros, sin salir de sus casas y respetando las normas de confinamiento exigidas ante la pandemia. “Que José Gregorio Hernández Cisneros marque el camino del futuro de toda Venezuela”, enfatizó el cardenal Porras.

 

Además de las televisoras y emisoras de radio, la misa de acción de gracias por la beatificación del Dr. José Gregorio Hernández podrá ser seguida a través de los canales de Youtube Arquidiócesis de Caracas y UCABve. Arquidiócesis de Caracas, Cardenal Baltazar Porras y UCABve.

 

Lo que viene: de la beatificación a la canonización

 

Tras el decreto papal, el Santo Padre anunciará la fecha del acto litúrgico oficial de beatificación de José Gregorio Hernández, el cual se espera se realice durante el primer trimestre de 2021. En el marco de este proceso, en los próximos meses se realizará una ceremonia de exhumación de los restos del Dr. José Gregorio Hernández, los cuales reposan en la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria en Caracas.

 

Hernández es el cuarto beato de Venezuela y el primero de carácter laico en la historia del país. Lo acompañan en los altares tres religiosas: la Madre María de San José (1875-1967), beatificada por el Papa Juan Pablo II en 1995; la Madre Candelaria de San José (1863-1940), proclamada por el Papa Benedicto XVI en 2008, y la Madre Carmen Rendiles (1903-1977), beatificada por el Papa Francisco en 2018.

 

Nacido el 26 de octubre de 1864 en Isnotú, Estado Trujillo, José Gregorio Hernández Cisneros se formó como médico en la Universidad Central de Venezuela y realizó estudios de postgrado en Europa. En Caracas, se desarrolló como científico y docente de la UCV, a la vez que ejerció como galeno. Durante su vida profesó una profunda fe católica y una vocación de servicio por los más necesitados, lo que le valió el título de “médico de los pobres”. Fallecido en Caracas el 29 de junio de 1919, su causa de beatificación se inició en 1949, 30 años después de su muerte. En 1972 fue declarado “Siervo de Dios” por el Vaticano y en 1986 fue proclamado “Venerable” por el Papa Juan Pablo II.

 

Luego de la proclamación como beato, el próximo paso en el camino del Dr. Hernández Cisneros es su canonización. Para ello, la comisión de la Iglesia Católica Venezolana que lleva esta causa deberá documentar un nuevo milagro concedido por el galeno después de su beatificación y presentarlo, para su estudio, ante la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano, tal como hizo con el expediente de la beatificación.

 

Si el nuevo presunto milagro pasa las pruebas respectivas, el médico se convertiría en San José Gregorio Hernández, uno de los 7.000 santos de la Iglesia católica y el primero de Venezuela.