Productores de leche y carne afectados por fallas del servicio eléctrico

Suministro eléctrico y combustible son indispensables para conservación de alimentos

 



 

Mérida, mayo 20 (Prensa OCI).-  Alimentos de origen animal, como carnes y leche, son los más afectados en el estado Mérida por las continuas fallas del servicio eléctrico generadas durante las últimas semanas, así lo aseguró el presidente del Instituto Merideño de Desarrollo Rural (Imderural), Rafael Araque. 


El responsable de esta institución señaló que la constante falta del suministro eléctrico conlleva a que se pierda la cadena de frío para la debida conservación de los alimentos que requieren refrigeración,  “la semana pasada fue fuerte para el sector productivo. Laborar sin energía eléctrica o con bajos voltajes imposibilita que arranquen los equipos de refrigeración como son los cuartos fríos”, agregó.


Destacó que la demanda ha bajado, tanto en productos cárnicos como en productos lácteos, debido a que supone un alto riesgo a los expendedores de estos alimentos por el temor a que se deterioren, como consecuencia de las frecuentes y prolongadas fallas en el suministro del servicio eléctrico.


Con relación a las plantas procesadoras de leche, indicó que las ubicadas en los municipios Alberto Adriani,  Andrés Bello, Obispo Ramos de Lora, Tulio Febres Cordero y Caracciolo Parra Olmedo están enviando el producto hacia la planta de leche del municipio Machiques del estado Zulia, para ser pulverizada y, de esta manera, conservarla.


Igualmente, destacó que las plantas procesadoras de productos lácteos cuentan con generadores eléctricos para ser empleados en situaciones de contingencia, cuyo funcionamiento está supeditado al  gasoil y/o gasolina, y así garantizar la cadena de frío de los productos.


El titular del ente hizo un llamado reiterativo a las autoridades competentes al frente del servicio eléctrico y del suministro de combustible, para que se aboquen a la búsqueda de soluciones de manera inmediata con el fin primordial de evitar las pérdidas o deterioro del alimento apto para consumo humano, lo que se refleja directamente en el abastecimiento de alimentos para la población merideña. /Grissell Tirado.