Ramón Lobo protagoniza la transformación política de este tiempo

 

Un dirigente político que nació en la “Mérida adentro”

 



 

** “¡Aquí estamos los hijos (as) de Chávez para batallar, luchar y vencer. Vamos a aganar!”

 

Nelson Dugarte

 

La Azulita, de acuerdo a los historiadores, fue fundada en 1826 con el nombre de Hoyada de Los Molinos y este hecho corresponde a la acción de Juan Nepomuceno, y los hermanos Francisco y Ramón Uzcátegui Escobar. Luego, en 1866, fue refundada con el nombre de La Azulita, por el color azulado de las montañas vecinas. Avanzó en el tiempo. Sin percances más que la llegada de nuevos habitantes al inicio de la década de los 70, s. XX, que impulsaron las actividades productivas de una región apegada a las labores agrícolas y pecuarias. No volvió a suceder algún acontecimiento hasta el año 2000.

 

En efecto, el inicio del siglo XXI, fue el comienzo de la renovación política del hoy municipio Andrés Bello, cuya capital es La Azulita –precisamente-. Ese año, con más del 50 por ciento (50%) de los votos escrutados, Ramón Lobo asumió la gerencia municipal y su triunfo, por la magnitud del mismo, fue reconocido a nivel nacional por el entonces Presidente Hugo R. Chávez Frías. El Municipio y sus habitantes se enrumbaron al cambio. Daba inicio, a la par, a la carrera política de Lobo quien, a la postre, ocuparía importantes responsabilidades en el Poder Legislativo y Ejecutivo Nacional.

 

Una hoja de vida al servicio de la Revolución Bolivariana

 

Presidente de la Subcomisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, Presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Vicepresidente Sectorial de Economía de Venezuela, Ministro del Poder Popular de Economía y Finanzas, Secretario del Consejo Nacional de Economía Productiva, Coordinador del Motor Productivo de Banca y Finanzas, Director Principal del Banco de Desarrollo de América Latina, Gobernador Principal ante el Banco Mundial, Gobernador Principal ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Diputado ante el Parlamento del Mercorur, Diputado a la Asamblea Nacional y Alcalde del Municipio Andrés Bello en el Estado Bolivariano de Mérida “¡Aquí estamos los hijos (as) de Chávez para batallar, luchar y vencer!”, sentenció Ramón Lobo quien ha estado al servicio de la Revolución Bolivariana.

 

Un nuevo reto: Gobernar Mérida

 

Ahora, ubicado en la primera línea de batalla, Ramón Lobo fue postulado por las estructuras políticas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) para ser precandidato a la Gobernación del estado Bolivariano de Mérida “conformamos, con nuestra militancia, un plan de trabajo que nos permitirá, este 08A, lograr la movilización total acompañada de la capacidad para comprender y tolerar los resultados electorales y, de inmediato, iniciar la tarea donde todos (as) transitaremos el camino hacia la conquista del Gobierno de Mérida", sostuvo Lobo sobre esta misión encomendada por el pueblo revolucionario de Mérida.

 

Ha sido claro, pragmático, a la hora de plantear mecanismo de solución y, durante el diálogo efectuado, refirió al respeto, buen trato, respeto a las mínimas normas de convivencia para dar inicio a un proceso de cambio requerido en un Estado abandonado por quienes ejercen funciones de Gobierno. “Es necesario ganar el Gobierno de Mérida pues, en los actuales momentos tenemos ausencia en los niveles intermedios por eso, con la intención de nosotros minimizar el impacto negativo de estas sanciones, necesitamos articular las tres instancias de Gobierno conjuntamente con nuestro Poder Popular y, a partir de ese instante, ser muchos más efectivos y eficientes en la utilización de los recursos para abordar los distintos problemas que hoy presenta la sociedad merideña”, indicó Ramón Lobo.

 

¡Vamos a ganar este 08A y luego venceremos el 21N!

 

Al terminar la conversación con Ramón Lobo, señaló que “vamos a profundizar y vamos a movilizarnos porque el 08A será la fase inicial de esa gran victoria que tendrá el pueblo revolucionario y, por encima del pueblo revolucionario, el pueblo merideño” para sentenciar que los merideños (as) se merecen un gobierno que esté al lado de los más humildes, con capacidad, convicción y voluntad para que, de manera conjunta, se puedan abordar los distintos problemas y se logre la recuperación económica del Estado.