Gael Isaac, el niño robado en el IAHULA hace dos años aún no está con sus padres

La familia se mantiene en vigilia

 



 

***Para este momento los familiares de Gael Isaac no se mantienen en la plaza Bolívar de la capital merideña por la presencia de la Covid 19 y la falta de gasolina, ellos le piden a los merideños que los ayuden a encontrarlo, claman a las autoridades informen sobre el trabajo de investigación científica y criminalística que han realizado hasta la fecha

mitere03@hotmail.com

Un  dos de julio de 2019, a eso de las 10.36 de la noche nació un niño de nombre Gael Isaac, pesó 2 kilos con 950 gramos, era hermoso, así lo describen quienes tuvieron la oportunidad de verlo durante las pocas horas que estuvo muy cerca de su mamá Gabriela Sánchez, a  la mañana siguiente Gabriela  fue trasladada al piso 3, donde se tomaría el tiempo para descansar luego de su parto.

Durante este lapso María Vicenta y su hijo Juan Rivas padre de Gael Isaac dejaron el recinto hospitalario para diligenciar actividades personales. De regreso al hospital apreciaron que algo sucedía para el momento,  Gael no estaba al lado de su madre, surge la angustia cuando le preguntaron dónde estaba el niño, ella solo aseguraba que una enfermera le había cumplido el tratamiento  y se lo había llevado.

Los familiares siguen preguntándose qué pasó con Gael, así como el porqué de esta situación tan cruda, tan fatal, no saben a quién recurrir,  dónde buscarlo. Solo repiten hasta el cansancio que  una mujer  se hizo pasar por enfermera de este centro hospitalario  y lo robó del Instituto Autónomo Hospital Universitario de  Los Andes (Iahula).

María Vicenta Dávila la abuela expresa que se mantiene averiguando sobre el bebé  junto a su nuera e hijo desde las montañas de San Rafael, municipio Rangel del estado Mérida lugar de donde son nativos. Manifiesta que la fe en Dios los mantiene convencidos para continuar esta lucha, aun cuando en muchas oportunidades la zozobra, la angustia, la ansiedad, la melancolía y la tristeza son eternas compañeras, pero tampoco pierden la esperanza de saber que muy   pronto Gael podrá estar con su verdadera familia, la familia que vivió todo el proceso de procreación, embarazo y nacimiento y pocas horas para compartirlo.

La familia Rivas Sánchez  aún  mantiene el  llamado a los organismos de seguridad de Venezuela  a que mantengan activo el caso de Gael,  a continuar las investigaciones. De manera particular le exigen al CICPC, seccional Mérida  no engavetarlo,  tampoco que se convierta este caso en un cangrejo.

Juan Rivas, con su mirada fija, hablar pausado, voz baja pero tajante expresó “la tristeza es muy grande al no poder compartir con mi hijo a cada momento, no tengo palabras para describir lo que siento”. Lamenta que las autoridades del Centro de Investigaciones Científicas y Criminalísticas (CICPC) del estado Mérida no tengan respuestas precisas y concisas ante tal situación. Sin embargo, ratificó que la familia continuará buscando a Gael Isaac, él promete no parar, seguirán indagando, investigando hasta encontrarlo, porque no hay cansancio que valga.

Por su parte, Gabriela  Sánchez mamá de Gael, aún recuerda este embarazo, su marcha al hospital para recibir al bebé con todos los contratiempos existentes para ese día por la falta de gasolina, pero como dice el refrán a nadie le falta Dios, aparecieron los ángeles y en pocas horas ya se encontraba en el Iahula esperando a su hijo varón.

Ella al igual que su esposo,  explicó que el 25 de junio de 2021, fueron al CICPC,  trataron de ser atendidios por el Comisario Jefe José Luis Carrero, pero finalmente  los recibió el comisario Carlos Mercado, ellos expresan que este funcionario no les suministró información clara y concisa con respecto al caso. Ante la poca información suministrada la familia Rivas Dávila demanda a las autoridades policiales de Venezuela, a abocarse con mayor esmero y preocupación ante el robo de Gael Isaac, el niño cumpleañero que ya seguramente camina, habla, baila, juega y manifiesta todo el amor de niño a quienes en cualquier lugar del mundo lo tienen, pero no está con sus verdaderos padres y familiares con quienes debería estar a su lado  en este momento y para siempre. (Teresa Omaña Martínez, CNP 21.824)