Habitantes del sector El Añil de Tovar se siente amenazados por presencia de caracoles africanos




***El el mínimo contacto con este peligroso molusco puede ocasionar enfermedades como meningitis, bronquitis, trastornos intestinales y encefalitis***

La Comunidad del populoso sector el Añil del municipio Tovar, se encuentra alarmada, debido a que presuntamente desde hace 6 meses se visualiza en un terreno privado la presencia de caracoles africanos. 

Juan Carlos Contreras habitante del sector mencionado y comerciante de la zona, informó que esta situación es preocupante ya que ninguna autoridad de salud se ha apersonado al lugar. “Estamos siendo perjudicados con una invasión de caracoles africanos, queremos que el Gobierno Nacional nos ayude, tenemos 6 meses en esta situación, ellos se reproducen y salen a la carretera, la gente está asustada, más que todo los niños”, expresó. 

Contreras agregó que él, conjuntamente con la comunidad ha realizado limpiezas al terreno privado, con el temor de ser contagiado por alguna enfermedad que genere este molusco. Agradeció la presencia del Alcalde Luis Márquez, quien supervisó el lugar y se comprometió a establecer una comisión especial que permita sanear el lugar y apoyar otras iniciativas que partan desde el seno de la comunidad añilista. 

Posición de la alcaldía

El burgomaestre expresó que, “es una situación de salubridad pública que tiene bastante tiempo, pero he direccionado para que la próxima semana una empresa privada inicie el tratamiento correspondiente, el caracol africano es una plaga, que debe ser combatida con apoyo profesional, la intención es sumar esfuerzos con el apoyo de la comunidad”.
 
¿Qué es el caracol africano? 

El caracol africano es considerado como una plaga omnívora (que se alimenta de toda clase de sustancias orgánicas) y hermafrodita, ya que, dadas las características ecológicas y biológicas de la especie, una vez se establece, difícilmente se puede erradicar; es capaz de sobrevivir en condiciones adversas y puede aumentar rápidamente el tamaño de sus poblaciones alimentándose de hojas, líquenes, algas, hongos y animales en descomposición.

¿Por qué es una amenaza?

Transmite parásitos y bacterias que pueden causar la muerte a personas o animales. A través de su baba, este caracol causa graves enfermedades en el sistema nervioso central como la meningoencefalitis eosinofílica y digestivas como la ileocolitis eosinofílica. Desplaza especies nativas y causa daños irreparables a nuestros ecosistemas, dado que sobrevive en todos los climas. Acaba con cultivos, generando grandes pérdidas  económicas.


Dependen de la humedad y de la temperatura, por lo que se pueden encontrar en cualquier lugar en el suelo, árboles o casas, en condiciones secas y soleadas. Además, tienden a refugiarse en la tierra o sus cercanías y debajo de la vegetación.


En la actualidad el caracol gigante africano habita en Asia, Oceanía, América y Europa, en cerca de 61 países y su principal medio de dispersión ha sido el hombre. El mínimo contacto con este peligroso molusco puede ocasionar enfermedades como meningitis, bronquitis, trastornos intestinales y encefalitis. Prensa Alcaldia de Tovar