Comisión Científica para la Atención del COVID-19 sensibiliza a sectores productivos

 

Para dar cumplimiento a las medidas de bioseguridad

 

 

 



 

*** La flexibilización que se viene dando en algunas áreas obligan a que se profundicen las medidas de prevención para contener la propagación de la pandemia que aún en el estado no alcanza su punto máximo

 

Prensa CAC/Wendy Molero

 

Con el propósito firme que la reactivación económica del sector turístico y comercial de Mérida se haga de forma segura de cara a la temporada decembrina -de darse una flexibilización-, los representantes de la Corporación de Turismo (Cormetur), Cámara de Comercio y Cámara de Turismo recibieron lineamientos.

 

Los expertos que integran la Comisión Asesora Científica para la Atención de la Pandemia por COVID-19, sostuvieron un encuentro con los representantes de los sectores antes mencionados para orientarlos en las medidas que se deben cumplir a fin de aminorar la propagación del virus, considerando los diferentes procesos peligrosos que influyen en el contagio dentro del sector turístico.

 

El coordinador de la comisión, el médico internista e intensivista Loranso Asskoul, orientó a los representantes del sector Turismo sobre las estadísticas actuales en el estado Mérida y su comparación con las del país, dio a conocer cuáles son los municipios más afectados por la pandemia así como las parroquias de estas jurisdicciones y la capacidad del sistema salud en caso de que se llegara a presentar un incremento en el número de personas infectadas con el virus.

 

“La intención es que conozcan cual es la realidad a la que se van a enfrentar si se da esa flexibilización más amplia que permita la llegada de turistas al estado Mérida en lo que tradicionalmente es la temporada decembrina”, dijo Asskoul.

 

La orientación –expresó el coordinador de la comisión- es para que los prestadores de servicios turísticos una vez que se les permita recibir a los visitantes inicien sus labores de manera gradual y no pretendan recibir en solo un mes la masa de visitantes a las que estaban acostumbrados, para tratar de recuperar lo perdido en estos ocho meses de pandemia.

 

Si no se tiene un control del aforo en posadas, hoteles y restaurantes,  eso podría generar un número elevado de casos positivos que, en el transcurrir de poco tiempo, va a obligar a las autoridades a cerrar nuevamente ese tipo de actividades como ha ocurrido en otros países, reflexionó.

 

En las orientaciones dadas también participaron la epidemióloga experta en medicina ocupacional Anyela Duarte, la psicólogo clínico Verónica Serrano, y la experta en seguridad laboral - bioseguridad, Verity González,

 

Responsabilidad compartida

 

La psicólogo clínico Verónica Serrano hizo una exposición sobre la responsabilidad que tienen los prestadores de servicios turísticos como actores en el control de la pandemia, la cual pudiera ayudar significativamente a disminuir el riesgo de contagios si cumplen con las medidas de prevención y control.

 

Protocolos de seguridad

 

Para hablar de la importancia que tiene el que todos concienticen la creación de los comités de salud y prevención en sus empresas y áreas de trabajo, intervino la doctora Anyela Duarte, quien explicó los beneficios de los mismos, pues  no están solamente vinculados a estar al día y evitar sanciones por parte del ente competente sino que, además, les permitirá generar sus propios protocolos internos para el manejo de la COVID-19.

 

Turismo seguro

 

Verity González, conocedora del área de seguridad laboral, precisó que a los asistentes además de darles las recomendaciones necesarias para que cumplan con las medidas mínimas -y más seguras hasta ahora- de protección como son el uso correcto dela mascarilla, el lavado de manos y el distanciamiento físico, se hizo énfasis en el aforo de las instalaciones, especialmente en los lugares donde la ventilación es escasa.

 

“Le dimos las herramientas al sector turístico y empresarial, de cara a la temporada decembrina, para que cuando ellos abran sus puertas lo hagan de forma segura y de manera gradual, no todo al mismo tiempo; que las instalaciones, servicios y productos sean abiertos por áreas y aforo de un 40 por ciento”, explicó González.

 

Los expertos hicieron énfasis en la protección de los trabajadores, que las actividades que realicen sean más seguras y los motiven para que con ejemplo del cumplimiento de las medidas de protección creen conciencia en la ciudadanía.

 

“Mérida debe ser promovida a través de los medios digitales y redes sociales como un destino turístico con bioseguridad, donde se utiliza la mascarilla como primera medida no farmacológica para la contención de la pandemia”, sentenció.