Gobierno regional celebrará el centenario del natalicio de Rigoberto Henríquez Vera

El hacedor de la civilidad

 


 

La comisión encargada ha preparado diversas actividades, entre ellas la reedición del libro “Forjadores y cultores de Mérida, perfil de los ausentes” y la creación y entrega de la Orden Rigoberto Henríquez Vera

 

Mérida, julio 01 (Prensa OCI).- Hablar de Rigoberto Henríquez Vera, luchador social por naturaleza, quien desde su adolescencia mostró interés por la defensa de la libertad y con el paso de los años se convirtió en forjador de la democracia venezolana, es rememorar los combates ideológicos que lo confinaron a vivir la cárcel y el destierro.

 

Pero, además, es reconocer el legado que dejó no solo en su lugar natal, Tovar, sino en todo el estado Mérida, donde ha sido reconocido como el hacedor de la civilidad, materializada durante sus años de gestión como gobernador, de 1974 a 1979, durante la presidencia de Carlos Andrés Pérez.

 

Estos son algunos de los méritos que, aunado a su firme convicción de inculcar en los jóvenes la lucha por la libertad, enseñarlos a creer, crear y defender la democracia, han motivado al gobernador Ramón Guevara a constituir una fundación que lleve su nombre y difunda su obra en el marco de lo que será la conmemoración del centenario de su natalicio, el próximo 18 de octubre.

 

José Manuel “Chachá” Quintero Strauss es el presidente de la comisión juramentada por el mandatario regional para la organización de las actividades que permitirán recordar públicamente a “don Rigo”, como se le conocía cariñosamente.

 

El propósito de establecer la Fundación “Dr. Rigoberto Henríquez Vera”, autónoma, que permanezca en el tiempo, es difundir el pensamiento democrático —para las nuevas generaciones— de este honorable hombre que se destacó como político, escritor, diplomático, periodista, de firmes ideales, dirigente fundador del partido Acción Democrática (AD), un hombre con ideas y obras materializadas en Mérida.

 

Orden Rigoberto Henríquez Vera

 

Diversas son las actividades que han sido programadas para conmemorar el natalicio de Rigoberto Henríquez Vera, explicó “Chachá” Quintero, y entre ellas se cuenta la reedición del libro “Forjadores y cultores de Mérida, perfil de los ausentes”, que dejó “don Rigo” para su imprenta. Esta obra recoge casi 400 pequeñas biografías de merideños que ya han partido, será financiada por la gobernación y presentada el 16 de octubre en el Salón Tulio Febres Cordero, del Palacio de Gobierno, a las 10:00 a. m.

 

Ante la franca referencia de la historia regional que es Rigoberto Henríquez Vera, la Academia de Mérida ha creado una Orden que lleva su nombre y que será entregada una vez al año, el día de su nacimiento, o la fecha más cercana, en sesión de honor, a quien haya hecho importantes aportes en el campo de la ciencia, las letras, el periodismo, la cultura, entre otros.

 

En esta oportunidad, las instituciones involucradas en las actividades consideraron oportuno hacer la Sesión Solemne para entregar la Orden en la ciudad de Tovar, el 14 de octubre.

 

La comisión encargada de las actividades evalúan la posibilidad de otorgar esta Orden, en su primera oportunidad, a algún trabajo inédito en el campo del periodismo, el cual será evaluado por el Consejo de la Orden.

 

La conmemoración del centenario del natalicio de Rigoberto Henríquez Vera culminará el día 18 de octubre con los actos protocolares; habrá una misa, un homenaje en la plaza Bolívar y la develación de un busto en su honor, que estará ubicado en la avenida Las Américas, metros abajo del viaducto Sucre, el cual será realizado por el escultor tovareño Ramón Albornoz.

 

Se tiene programado, además, un audiovisual que está siendo preparado por la familia Henríquez, una exhibición de pinturas por artistas tovareños, un concierto con la Orquesta Sinfónica del estado en el Aula Magna de la Universidad de Los Andes y una cátedra de periodismo en la Facultad de Humanidades.

 

Demócrata por excelencia

 

El compromiso de Rigoberto Henríquez Vera para servir a su patria, lo cual le distinguió como un demócrata a carta cabal y quien con sus acciones honró el gentilicio patrio con dignidad, es lo que motiva al gobernador Ramón Guevara a exaltar la gran obra de este gran tovareño.

 

José Manuel Quintero lo describió como un hombre dicharachero, conversador, cordial, amable, muy conservador, con una humildad que lo caracterizaba, no le gustaba tener chofer, disfrutaba de los buenos sancochos, honesto, integro, además de ser excelente escritor; las cualidades que debe tener cualquier gobernante las tenía él, buen hombre y buen padre de familia, dijo.

 

La lucha emprendida por “don Rigo” para la independencia democrática comenzó en la década del 40, mostrando siempre preocupación por el desarrollo, la profundidad y el mantenimiento de la misma; a los 20 años se convirtió en el primer locutor de la emisora La Voz de la Sierra y fue uno de los fundadores de la Asociación Venezolana de Periodistas, Seccional Mérida, con apenas 23 años. Fue el primer gobernador de Mérida luego de la Revolución del 18 de octubre de 1945, a los 25 años, parlamentario por 6 períodos, antes y después de la dictadura. Embajador en España, México y Chile, tiempo durante el cual promovió la hermandad de los pueblos. /Wendy Molero