domingo, 23 de junio de 2019

60 años sembrando Testigos del Amor de Dios en Venezuela

Aniversario de los Cursillos de Cristiandad





*** Dios sigue presente con su palabra hablando a cada uno de los que eligieron responder a su llamado llenando su vida de colores, afirmó monseñor Rojas Ruiz en su homilia


Euro Lobo SSCC / CNP: 12.112

(Mérida / Especial).- Al celebrar los 60 años de fundado del Movimiento de Cursillos de Cristiandad en Venezuela, se realizó simultáneamente un encuentro de sus miembros el cual se conoce como “Ultreya” Nacional, en Mérida, los espacios del Colegio Fátima, fueron los ocupados por los cursillistas que culminaron su reunión con una eucaristía presidida por el Obispo Auxiliar de Mérida Monseñor Luis Enrique Rojas Ruiz.

En su homilía el prelado invitó a los asistentes a que salieran de allí siendo testigos del evangelio, “testigos del amor de Dios”, en lo que calificó como una “hora dura para Venezuela”.

“El dolor de nuestro pueblo nos toca de cerca, a nivel personal, de familia, porque nadie se escapa de esta escabrosa realidad” manifestó cuando reflexionó sobre la gracia que la palabra de Dios regalaba para esa celebración.

Dios nunca nos va a desamparar

Reflexionó sobre la importancia que le dan los hombres a las cosas materiales y pasajeras de la vida, que son importantes pero que no llenan ni plenifican una vida tanto como el amor de la Palabra de Dios, “que Él nos regala y nos enseña que jamás nos abandona, ni aún en los momentos más difíciles de nuestras vidas”.

Les recordó a los asistentes, que su sola presencia en el lugar del encuentro, representaba “un éxito del Señor”, porque los que llegaron vencieron obstáculos diciéndole al Señor “presente”, también en nombre de los que no pudieron llegar.

En sus palabras fue enfático al recalcar que “Nuestra Iglesia no se detendrá en los momentos de dificultad”, por eso llamó a los asistentes, para que reconocieran que el hecho de estar allí les daba testimonio de que son verdaderos testigos del Amor de Dios.

El mal intenta poner fin a la Buena Obra de Dios

En su meditación, el pastor recordó como en estos tiempos de dificultad, muchos grupos apostólicos y movimientos dentro de la iglesia Católica venezolana, se han extinguido, bien sea por cansancio o por que sus miembros han emigrado, abandonando a su familias y sus raíces.

Sin embargo les hizo ver, que Los Cursillos de Cristiandad se han mantenido fieles a su apostolado, a su compromiso, a su forma de responder llenando de colores su vida.

No es el momento para desanimarnos

Este mensaje, que monseñor ha repetido constantemente, y que invita a o dejarse vencer por la tristeza y el desanimo, fue punto resaltante dentro de su meditación con los cursillistas, “porque Cristo cuenta contigo, conmigo, con todos los que quieran seguir formando parte de este gran Movimiento”.

Al referir que los cursillistas han aprendido a “vivir la vida de colores”, puntualizo que no lo pueden hacer si no se mantienen en Gracia de Dios, lo que pueden lograr participando en la eucaristía, escuchando la palabra de Dios, siempre contando con la compañía de María.

“A Cristo es imposible conocerle y no seguirle, seguirle y no amarle”, aseguró Monseñor al hacer referencia al compromiso que cada uno de los presentes hizo luego de realizar el fin de semana del cursillo.

Finalizó exhortando a los allí reunidos a seguir con constancia en ese camino que eligieron para responder a Dios, “así vamos bien”, espetó al hacer referencia que al finalizar el camino que los peregrinos hacen a Santiago de Compostela, se despiden con la frase “buen camino”.

Share: