jueves, 2 de mayo de 2019

Máquina extrusora de aceites fabricada por el Cida está en etapa de prueba

En Mérida avanzan para minimizar la dependencia de las importaciones



*** En la elaboración de esta maquinaria personal especializado del Centro Nacional de Tecnologías Ópticas (Cnto), utilizó además material reciclado, ya que el dinero con el que contaban inicialmente para su consolidación se desvalorizó
En etapa de prueba está ya la máquina extrusora de aceites fabricada por la Fundación Centro de Investigaciones de Astronomía “Francisco J. Duarte” (Cida). Un proyecto de la institución incluido en el Plan Operativo Anual 2018, pero que se culminó recientemente porque hubo inconvenientes con la compra del motor a colocarle, por la variabilidad de los precios.
“Cuando terminábamos la negociación ya la máquina valía más; entonces, fue muy larga la negociación, hasta que por fin el motor llegó en el segundo semestre del año pasado”, explicó Pedro Grima, presidente de la institución.
Se trata de una maquinaria con una tecnología que permite extraer grasa de diferentes tipos de semillas: maíz, moringa, tártago, romero, entre otras, lubricantes que pueden ser esenciales o industriales.
Grima destacó que la idea es utilizarla especialmente en la producción de aceite de tártago, una hierba que puede crecer más de un metro de altura  y se da casi silvestre en el estado Mérida; la misma posee propiedades medicinales e industriales porque tiene una alta calidad de engrase.
“Es decir, que nosotros podríamos suplantar el aceite importado de las máquinas con el de tártago, que se usa en la industria de la aviación”, destacó entusiasmado ante esta posibilidad.
La maquinaria se fabricó en el Centro Nacional de Tecnologías Ópticas (Cnto), adscrito al Cida, ubicado en la Av. Los Próceres de la ciudad de Mérida, donde se encuentra actualmente; posee un motor grande y está diseñada para que perdure en el tiempo y tenga gran potencia.
Prensa de extracción mecánica
La máquina es semiindustrial y cuenta con una capacidad para extraer de 15 a 20 litros de grasa por hora. Pronto se pondrá en funcionamiento. Miguel Contreras, coordinador del Cnto, explicó que es una prensa de extracción mecánica de aceite.
Las semillas “se introducen en la tolva de la máquina, que tiene un sistema de tornillo sinfín que traslada el material a través de un sistema barrel, compuesto por unos tipos de dientes internos que trituran el grano y lo exprimen y el aceite que escurre va a caer por debajo de la máquina y el resto del material va a salir por el frente de la misma; a ese resto de material no le llamamos desechos porque se puede reutilizar para alimento balanceado de animales”.
Actualmente están haciendo las pruebas de operación; tienen que alinearla con el grano a utilizar, tomando en cuenta varios parámetros antes de instalarla, ponerla operativa al 100 por ciento.
“Es la primera que hacemos aquí en el Cnto como parte de nuestro aporte a esta situación que se está viviendo en el país en estos tiempos (…). Nosotros hacemos el diseño de la máquina digitalmente, en tres dimensiones, lo validamos, lo pasamos al software mecanizado de manufactura asistido por computadora y vamos haciendo pieza por pieza hasta fabricar todo el conjunto completo”.
El personal especializado del Cnto tomó de ejemplo un aparato hecho en el exterior, porque la idea es que en Venezuela puedan avanzar en este sector también. “Nosotros tenemos que fabricar nuestros propios mecanismos (…); tenemos la tecnología para hacerlo, personal, materia prima, todo”, aseguró.
Este tipo de máquinas se pueden instalar en espacios pequeños y producir aceite para una comunidad, por ejemplo, ya que si se trabaja ocho horas al día estarían obteniendo 160 litros diarios aproximadamente.
Aprovechando material reciclado
Ante la situación del país, provocada por una guerra económica feroz contra el pueblo venezolano, donde la hiperinflación inducida acaba con cualquier proyecto, el personal del Cnto no se amilanó y salió adelante. En la fabricación de esta máquina utilizaron además material reciclado, ya que el dinero con el que contaban inicialmente para su consolidación se desvalorizó.
“Los precios se habían elevado mucho, entonces no nos alcanzaba el presupuesto para comprar el material”, explicó Contreras al destacar que adquirieron las piezas más importantes y lo demás lo trabajaron con acero fundido.
“Compramos dos piezas fundidas, hicimos las principales y el resto de la máquina la hicimos con material de reciclaje, con acero de reciclaje que conseguimos, barras de amortiguadores; en un laboratorio de metalurgia conseguimos un pedazo de acero que tenían abandonado; el tornillo sinfín lo hicimos de una punta de eje de camión, es muy duro el acero, pero lo trabajamos lo más lento posible para que no sufrieran las herramientas”.
La fabricación de esta máquina, el empeño que le puso el personal del Cnto para terminarla, su ingenio a la hora de optimizar los materiales con los que contaban, comprueba una vez más que en Mérida, en Venezuela, se están dando pasos firmes para contrarrestar la guerra económica y minimizar la dependencia de las importaciones.
En el Cnto no se detienen, siguen trabajando día a día para hacer su aporte, colocar su granito de arena, en la construcción de la nueva Venezuela, donde haya igualdad de oportunidades para todos. (Prensa CIDA/CS).
Share: