jueves, 30 de agosto de 2018

OPINIÓN: HABLEMOS DEL TERCERMUNDISMO


HABLEMOS DEL TERCERMUNDISMO

                                              

Por José Ramón Belandria Rosales

joserbelros@hotmail.com

 

 

Siguiendo con el estudio del pensamiento de Carlos Rangel, hoy hablaremos del Tercermundismo. El tercermundismo es un conjunto de ideas premeditadas, que son concebidas a principios del siglo XX por los Comunistas Rusos, motivados por sus ansias expansionistas hacia los países llamados del Tercer Mundo.

 

Los objetivos de esta ideología son: Primero, despertar el desprecio y el rechazo de los países del Tercer Mundo a los países desarrollados de Europa Occidental y Los Estados Unidos; Segundo, persuadir a los países del Tercer Mundo,  que los intereses de los países desarrollados son contrarios a sus intereses, para evitar cualquier influencia de estos; Tercero hacer ver a estos países, que el único camino a su salvación es el socialismo y la Unión Soviética.

 

Todo esto con la intención de despejar el camino para lograr la conquista ideológica, la colonización y la posterior adhesión de estos países al Bloque Comunista y mantener la hegemonía del poder.

 

La ideología Tercermundista parte de afirmaciones que son medias verdades, pero usando una intensa propaganda y la ayuda de los intelectuales comprometidos  con el socialismo que las promocionan en todos los escenarios en cada país, las hacen ver como auténticas verdades a la población, en la que produce un cambio en la cultura, una nueva forma de pensar y de ver el mundo. Esas afirmaciones son:

 

Primera, “El Desarrollo es la Riqueza”.

 

Esto es una media verdad, porque si bien es cierto que se requiere riqueza para el desarrollo, la verdad es que el desarrollo es una  cultura que tiene como objetivo optimizar la capacidad de generar riqueza con la producción de nuevos bienes y servicios de excelente calidad, que multiplica el valor de las materias primas y mejora el nivel de vida de los ciudadanos. Una evidencia de esto es Venezuela, que es un país rico en recursos naturales, pero no es desarrollado porque no tiene la cultura y la capacidad de generar riqueza.

 

Segunda, “Los países son Desarrollados y Ricos porque le han arrebatado la riqueza a los países pobres por la sustracción durante la Colonia, o por el intercambio comercial desigual”.

 

Igualmente estas son medias verdades, si bien es cierto que los países colonizadores sustrajeron riquezas de las Colonias, la verdad es que los que tuvieron las Colonias más amplias, España y Portugal, no son los más desarrollados; mientras que Alemania Occidental y Singapur que nunca tuvieron Colonias son países muy desarrollados. El intercambio desigual también es una media verdad, porque aunque este pudo haber favorecido en algún momento a un país; en la mayoría de los casos ha sido un intercambio voluntario donde ambos han ganado.

 

Luego de analizar el trabajo de Carlos Rangel, llegamos a la siguiente conclusión: El tercermundismo es un engaño de los Comunistas Soviéticos, con el que pretendían sacar provecho político de las diferencias en el desarrollo de los países, con el fin de lograr  la hegemonía del poder. Pero además promueve un conjunto de ideas que han causado y siguen causando un gran daño a la cultura de los países del Tercer Mundo, haciéndole creer a la población que son víctimas, que todos sus males son culpa de otros, y que no dependen de sí mismos superar la pobreza, y a ver el desarrollo muy lejos de su alcance. No les han permitido entender que a los Recursos Naturales se les puede multiplicar varias veces su valor original, mediante la producción de nuevos bienes y servicios en forma eficiente, a través del trabajo, el estudio, la investigación científica, en un ambiente de libertad intelectual que permite al máximo el desarrollo del ingenio y la creatividad humana; de libertad económica que garantiza el libre emprendimiento, la propiedad de los bienes y el intercambio voluntario; todo esto bajo una atmosfera de confianza y de respeto al ser humano y a la Naturaleza.

 

Aun hoy, los Gobiernos Populistas de estos países siguen culpando a las Naciones desarrolladas de todos los males, alejándolos aún más  del desarrollo, pero justificando su incapacidad. 

 
Share: