viernes, 2 de marzo de 2018

Presentaron radiografía de situación crítica encontrada en el sector salud en Mérida


 
 

 

El director general de Corposalud, Dr. José María de Oliveira, y la directora del Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes (IAHULA), Dra. Estrella Uzcátegui,  expusieron las conclusiones del diagnóstico realizado en el sistema de salud del estado y en el Hospital Tipo IV (IAHULA), tras estar próximo a cumplirse los primeros 120 días hábiles de gestión.

 


De Oliveira informó que el 60% de los ambulatorios tienen problemas de infraestructura con filtraciones en los techos, paredes, pintura, electricidad, aguas blancas y aguas negras, sobre lo cual algunas situaciones se han resuelto a través de aportes de la Gobernación.

 

El funcionario dijo que encontraron equipos inoperantes, como en el Hospital de Santo Domingo un equipo de rayos X de última tecnología que estaba  sin funcionar, el equipo de rayos X del Hospital de Santa Cruz el cual tenía 3 años inoperativo y en los hospitales de El Vigía y Tovar las máquinas de anestesia estaban fuera de servicio, situaciones que se han resuelto con los pocos medios con que cuentan.

 

Al servidor público le llamó la atención el material médico quirúrgico a punto de vencerse o vencidos encontrado en los hospitales periféricos de Pueblo Llano, Santo Domingo, Tucaní, El Vigía y Santa Cruz de Mora. Sobre lo cual se pregunta cómo se hizo la planificación de la dotación de dichos hospitales, por lo que se han enviado al IAHULA  algunos de esos materiales, ya que en dicho centro asistencial si son necesarios.

 

Dijo que solicitó a la Contraloría General del Estado a que se aboque al estudio de estos casos, ya que en muchos casos no existen los documentos que comprueben cómo entraron esos materiales a los hospitales periféricos, como es el caso de Pueblo Llano.

 

Calificó como grave la situación del parque automotor (ambulancias), ya que se realizó un proceso supuestamente autorizado por el nivel central, con una figura jurídica que es la dación, contactándose a un ente privado para comenzar la negociación donde se detectaron vicios de ilegalidad ya que dicha operación duró 9 días cuando la Ley establece que no debe tardar menos de 20 días.

 

Especificó que en ese proceso se negociaron 47 vehículos en total, sobre los cuales realizaron el avalúo a través de personas que no estaban autorizadas, y sospechosamente  los días en que los vehículos fueron sacados de Corposalud, las cámaras de seguridad desaparecieron, robaron algunas y otros fueron volteadas y orientadas hacia otros ángulos, y hay comentarios por testigos de la propia institución que muchos vehículos salieron rodando a pesar de que fueron desincorporados como chatarra o con menos del 60% de operatividad que establece la ley para poder ser desincorporados y no generó ningún beneficio para la institución.

 

IAHULA entregó soportes a Fiscalía

 

Por su parte, la directora del IAHULA, Dra. Estrella Uzcátegui, informó que con los soportes respectivos ya está en manos de la Fiscalía General y de la Procuraduría General del Estado, las denuncias sobre los presuntos casos de corrupción encontrados.

 

Especificó que en el área de la subestación eléctrica del IAHULA donde se tenía que hacer una sustitución de algunos cables y tras un estudio se contó con la colaboración y donación por parte de la empresa Corpoelec, “pero para nuestra sorpresa ese cable donado por Corpoelec fue facturado por la administración anterior, y comprado a una empresa solamente autorizada para el suministro de insumos médicos, sobre lo cual ya está en conocimiento el Fiscal Superior del Estado y la Procuraduría”.

 

Uzcátegui dijo que lo mismo sucedió con todas las obras inconclusas que quedaron en el IAHULA, un total de 5 obras inconclusas, donde todas fueron pagadas totalmente sin haberse culminado y sin cumplir con la responsabilidad social: sala de parto, neonatología, anatomía patológica, entre otras. “Se hicieron contrataciones directas totalmente injustificadas, con empresas que no están calificadas para hacer la venta de ciertos implementos o suministrar productos que no le correspondían”.

 

Relató que la obra del aire comprimido encargado de llevar el oxígeno a todo el hospital y la obra de impermeabilización del nosocomio, fueron obras que se pagaron por completo y no fueron  culminadas, ya que cuando se recibió la gerencia, gracias a un crédito adicional de la Gobernación se tuvo que completar y reparar lo que se había dejado inconcluso.

 

Dijo que también encontraron irregularidades en el área de mantenimiento, donde se retiraron todos los implementos de seguridad para los trabajadores, dejando al personal sin los implementos. Además se encontró que la empresa que suministró esos implementos consignó con la misma fecha dos presupuestos distintos de dichos materiales. 

 

Mostró las pésimas condiciones en las cuales dejaron un vehículo que fue adquirido nuevo, de paquete y de agencia durante la administración anterior, el cual era manejado por la directiva del hospital, sobre el cual se trató de ocultar un aparatoso accidente que sufrió en una ruta que no corresponde a la laboral, hecho que no se registró en ninguna de las actas de entrega.
Share: