jueves, 29 de marzo de 2018

Malos tratos y pagos incompletos denunciaron trabajadores de Empresa Socialista de atención telefónica en Mérida



 

 


Trabajadores de la Empresa de Propiedad Social (Epsdc-Ate) Josefa Camejo, que brinda atención a través del *611 a los clientes de Movilnet en Mérida, denunciaron que les cancelaron el bono de alimentación sin el incremento anunciado por el presidente Nicolás Maduro, y que con la cantidad depositada no compran ni medio kilo de pescado para la Semana Santa.

 

Uno de los informantes, quien no quiso identificarse por temor a ser despedido, indicó que cada vez que el Ejecutivo nacional decreta aumentos en los sueldos, la empresa se retrasa con los pagos.

 

También rechazaron que durante las jornadas diarias de seis horas les permiten ir al baño solo por 10 minutos. “Si pasamos de ese tiempo nos amonestan, y con cuatro amonestaciones en menos de 30 días nos botan. Luego de cumplido ese lapso de tiempo nos niegan ir de nuevo al baño. Hay mujeres que padecen de cistitis e infecciones en la orina de tanto aguantar las ganas”, agregó la fuente, quien además reveló que si las personas se desconectan y dejan de atender llamadas a los clientes, el nivel de servicio de la empresa decae, explicando las razones de los jefes y el por qué les niegan realizar sus necesidades fisiológicas.

 

De acuerdo a la información suministrada, las llegadas a la jornada de trabajo luego de cinco minutos también son amonestadas. “En Mérida existe un problema grave con el transporte, a veces no hay y debemos caminar trayectos largos, las busetas que trabajan pasan llenas de pasajeros y las unidades del Trolebús aún más, pero a ellos no les importa”, dijo.

 

Según otra fuente, en la empresa se produce una renuncia masiva del personal. Precisó que la compañía contaba hace algunos años con 800 empleados, aproximadamente. Sin embargo, con la situación que atraviesan a diario, quedan cerca de 100 trabajadores.
Share: