viernes, 27 de octubre de 2017

En Mérida Parque la Isla retoma su valor como espacio de encuentro para la PAZ



 

 

 

 

*** El proyecto de intervención plantea además de la recuperación de los espacios, la creación de un aula ambiental comunitaria que promueva la educación cultural y social desde la perspectiva ambiental. 

 

Johana Briceño 

 

En un espacio de encuentro familiar, educativo y deportivo se ha convertido el Parque la Isla ubicado al norte de la ciudad de Mérida, en Los Andes Venezolanos, un lugar de esparcimiento que durante años ha sido emblemático tanto para merideños y merideñas como para turistas. 

 


En él diariamente y de lunes a domingo se realizan diversas actividades recreativas, sociales y económicas que agrupan a niños, niñas, hombres y mujeres de comunidades aledañas y del resto de la ciudad, quienes han encontrado un espacio propicio para el sano esparcimiento que tributa al incremento de su calidad de vida. 

 

José Nerio Rojas, entrenador de Tenis de FUNDET (Fundación para la Enseñanza del Tenis) tiene más de quince años haciendo uso de una de las canchas del parque para entrenar a diario un equipo de principiantes y otro avanzado de este deporte de raqueta.

 
 
Cada temporada, Rojas involucra diversos niños de la comunidad quienes se han animado y mostrado interesados por practicar tenis, comentó que se ha mantenido en el lugar porque cuenta con una cancha certificada y con las dimensiones adecuadas, pero además por lo atractivo y agradable, “este parque es muy bonito para hacer deporte, se respira aire puro y estamos rodeados de mucha naturaleza. Acá se han realizado varios festivales de Tenis y he tenido mucho apoyo por parte de la Corporación de Desarrollo de la Región los Andes (Corpoandes). 


El entrenador de igual forma sugiere continuar con el mantenimiento de las canchas y considera oportuno el proceso de recuperación de los espacios. 

 
La Escuela de Bartenders de Mérida, también realiza sus entrenamientos en los espacios del Parque La Isla, Saúl Ferreira, director de la escuela detalló que esta práctica, la cual se estila para exhibir botellas al momento de servir un coctel requiere de mucha concentración y el parque les es conveniente para ello. 

 

“Lo hemos seleccionado porque nos parece agradable y cómodo. También contribuimos dejándolo limpio como lo encontramos o mejor” agregó 

 

Abilio Sosa, usuario y habitante de los Pueblos del Sur contó que llevó a sus hijos al parque para que se diviertan y expresó que dicho espacio recreacional es oportuno para estimular el contacto con la naturaleza y la actividad física. “Es muy bonito y grande, deben tratar de mantenerlo para que los niños y las niñas tengan un lugar adecuado donde divertirse” detalló.

 

Por las amplias dimensiones que posee, algunos jóvenes practican Parkour, un deporte o arte de desplazamiento libre, tal es el caso de Fabian Fernández, quien desde hace algunos meses escogió este escenario para entrenar “esta actividad me gusta mucho, sin embargo la preparación física que se requiere es bastante y de mucha importancia para lograr destrezas y evitar lesionarse” afirmó 

 

“En Mérida no hay muchos lugares para practicar este deporte y este lugar nos ha permitido desempeñarnos mejor y lograr nuevos trucos” expresó Fernández, quien junto a Jesús Gómez forma parte de la academia Movimiento Natural. “Llevo poco tiempo entrenando, pero me siento muy contento porque ya logré sacar una mortal (giro extremo), además parque me queda cerca de mi casa y se me facilita el traslado para los entrenamientos” comentó Gómez. 

 

Los jóvenes sugirieron a los usuarios contribuir en mantenerlo limpio y cuidado pero además instaron a los organismos de seguridad a incrementar la vigilancia en estos espacios. 

 

Bondades para la vida

 

Cabe resaltar que el Parque “La Isla”, además cuenta con áreas forestales y de una extensión importante de terreno sin intervención, allí se encuentran diversas especies de árboles forestales como Araucarias, Guayacán, Cínaros, Bucares, Fresno, Pomarrosa, Trinitarias, Cipreses, Apamate, Caoba, Eucaliptos, entre otros. 

 


También posee una Casona de la época colonial que formó parte de una antigua finca productora y procesadora de Café, idónea para el desarrollo de actividades formativas y recreativas. Espejos de agua, una concha acústica, canchas deportivas, un parque infantil y un orquideario, sin embargo en la actualidad la mayoría de los espacios requieren de rehabilitación y recuperación.

 

Proyecto de Intervención 

 
Tomando en cuenta la magnitud e impacto social, cultural y recreativo que representa el Parque “La Isla”, la Corporación de Desarrollo de la Región los Andes (Corpoandes), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Planificación y actual custodio del parque está diseñando un plan que tiene como propósito central crear condiciones que contribuyan al cultivo de un ambiente de encuentro, convivencia y paz en la ciudad de Mérida. 
 
El proyecto de intervención apunta a la recuperación de todas las áreas que permita propiciar la paz y la vida, ya que se trata prácticamente del único espacio recreativo público y gratuito del centro y norte urbano de la ciudad de Mérida. 
 
Kely Rivera, arquitecta de la Oficina de Gestión de Corpoandes, ofreció algunos detalles sobre los avances en la puesta en valor y recuperación del mismo. “El propósito es tratar de recuperar todo” afirmó 
 
En tal sentido detalló que han desarrollado diversas mesas de trabajo con las comunidades organizadas cercanas que hacen vida dentro del atractivo, de lo cual ha resultado un Plan Maestro de Paisajismo con el apoyo de la Fundación Viridis. 
 
“Se ha logrado incentivar a las personas para que estén más interesadas en el uso del parque” detalló Rivera, quien reseñó que junto a la Misión Árbol se trabaja en la recuperación de Orquideario. 
 
Por otra parte explicó que se están actualizando y digitalizando los planos y se prevé la creación de un Paseo a instalarse entre el área del Parque Infantil y la Casona que permita la exhibición, estimulo y fomento de la artesanía local, aunado a ello la recuperación del Mirador que permite tener una vista de 360º de toda la zona. 
La arquitecta reseñó que el plan también contempla recuperar el área de juegos, toboganes y columpios que se han venido deteriorando por tanto uso, las canchas, así como el área verde que está en la zona de estacionamientos. 
Otro aspecto es la recuperación de los espejos de agua y acuarios que incluye la construcción de un nuevo desarenador, la recuperación de tuberías y mantenimiento de los ya existentes que permiten la alimentación de agua del río Albarregas hacia los espejos de agua. 

 


Este trabajo mancomunado que ha sumado el aporte y trabajo de la población y diversas instituciones apunta al cuidado y protección de un espacio común, que permite repensar el paisajismo del parque desde un punto de vista ético, funcional y sostenible pero que además promueva un programa educativo comunitario pensado como una gran aula ambiental, de ciudadanía, cultivo y crecimiento de valores socialistas, con espacios recreativos, culturales y de paz. 

 
Share: