sábado, 2 de septiembre de 2017

PMI es el instrumento político para depurar y transformar a Mérida


 
 

 Prensa PMI

Los merideños deben asimilarlo y entenderlo así. Los procesos electorales deben dejar de ser una fantasía para la gente y una garantía de permanencia de las mafias de la política.

 

Exhortamos  a la resistencia, a los excluidos y atropellados por los partidos políticos, a los profesionales con ideas e ideales, a todos aquellos que creyeron en la patria nueva de Chávez hoy destruida y a quienes se resisten a retornar al pasado a respaldar mi propuesta de gobernar Mérida. No vivo de la política soy un hombre de carácter y quiero el bienestar para todos. Es la oportunidad de darles una lección a los políticos tradicionales.

 

Tengo la capacidad y el conocimiento para trasformar el estado junto a los merideños que aman su tierra.  Así lo aseguro Daniel García Arellano candidato a la gobernación por el partido regional PMI.

 

Señalo que  garantizara el abastecimiento equitativo de alimentos básicos para los merideños. Mientras se supera la crisis socialista. De manera directa garantizar el funcionamiento real y efectivo de la red ambulatoria y hospitalaria.  Saneamiento de la administración de los recursos del estado. Disminuiré el 70% de las nominas de empleados de las  instituciones que delinquen desde hace una década cobrando sin trabajar, unos y otros ejecutando acciones de amedrentamiento de la ciudadanía.

 

Depuración de la corrompida policía del estado. Crear un cuerpo de inteligencia que controle las acciones desmedidas de la autoridad y castigue el chantaje la extorción y corrupción.

 

Prioridad el apoyo a los productores de alimentos, defensa de la propiedad privada y recuperación de las instituciones. El cambio real político es nuestra tarea más ambiciosa pues trabajaremos  para incentivar a la gente honesta, preparada con gran vocación de servicio social y comprometida con la construcción de un estado modelo a que asuman los espacios al consejo legislativo, alcaldías y concejalías para que la sociedad se responsabilice y protagonice el cambio y la transformación de la gestión pública eficiente.  Las mentiras, promesas, imposiciones y el centralismo irrespetuoso serán parte del pasado obscuro que vivimos.
Share: