sábado, 8 de julio de 2017

Los aumentos salariales de los últimos 18 años son numéricos desproporcionales


A juicio de Marcos Delgado

 

 
 

 Darwin Nava

 

 Según declaraciones de Marcos Delgado, presidente de la Cámara de Fedecámaras Mérida, los aumentos salariales que prevé el Gobierno siguen el mismo patrón de los últimos 18 años, pues los mismo son aumentos  numéricos desproporcionales que el régimen estima, pero que no va acompañada   de lo que es realmente fundamental que es proponer en conjunto al aumento salarial, las políticas anti-inflacionarias que permitan que el incremento sea factible para los trabajadores, de tal manera, que el salario al no tener en cuenta  los ajustes macroeconómicos que requiere el país se convierte en sal y  agua incluso antes de que lleguen a sus bolsillos.

 

 Expresó que esto es un espiral inflacionario que continúa acelerándose  en perjuicio total de la economía de los trabajadores y de las empresas,  que también están de acuerdo con los aumentos para sus empleados pero siempre y cuando tengan condiciones de productividad óptima, “en la actualidad según informe de Conindustria de la semana  pasada las industrias están trabajando a  25 por ciento de su capacidad, el sector comercio está alrededor de 50 por ciento, el sector turismo con un 14 por ciento de ocupación, por lo que no tenemos los indicadores óptimos para que las empresas tengan un fluyo de caja para cumplir con todas las necesidades que el nuevo salario impone”, expresó Delgado.

 

 Dijo además que en las empresas han estado bajando significativamente  el número de empleados hasta que llegará un momento que se harán  inoperativas, pues también hay muchas empresas que mantiene la esperanza de que la situación del país va a cambiar, y por eso, han mantenido sus empresas de bolsillo propio pero llegará un momento que eso no les será más factible y entonces muchas empresas comenzaran a cerrar, o en caso contrario seguirá sucediendo lo que se observa en la  actualidad con los  comercios, que cambian la rotación de mercancía vendiendo tres meses unos productos y luego otros, como tiendas de ropa que ahora se han convertido en fruterías o venden alimentos convirtiendo en una locura la economía, “por eso sumado a lo anterior expuesto y si el Gobierno sigue aumentando los salarios cada 60 días, los comerciantes tendrán que seguir aumentando los precios para poder sobrevivir”, finalizó Delgado.

 

 
Share: