domingo, 2 de julio de 2017

Daniel García: Policía de Ejido atenta reiteradamente contra la propiedad privada



 

Son años en la misma situación sin que se superen estas acciones desmedidas de la autoridad local. Los habitantes de las Resd. El Molino y Centenario sufren cuantiosos daños.

 

Daniel García habitante de residencias el molino ubicadas frente a la estación centenario del trolebús en nombre de cientos de afectados acuso a la policía del estado de causar daños de manera reiterada a los apartamentos del conjunto residencial. Semanas atrás funcionarios policiales acompañados de colectivos  dañaron las instalaciones de la garita de vigilancia, arrancaron el portón de acceso a las residencias y se lo llevaron.

 

En los días sucesivos los funcionarios quienes se enfrentan a los manifestantes, piedras en mano arremeten contra los ventanales de los apartamentos. Ya es una práctica recurrente que al parecer les genera satisfacción.  También se hacen presentes funcionarias del mismo cuerpo policial que actúan de la misma forma con el agravante que gritan vulgaridades y asumen conductas inapropiadas que desdicen de su condición de mujeres al servicio de la ciudadanía.

 

Cientos de personas de diferentes sectores de ejido acuden con frecuencia a las convocatorias y tomas  de carácter pacífico pero cuando la fuerza pública reprime  sobrevienen los enfrentamientos y quienes se repliegan ante las bombas y perdigones toman las áreas comunes de la residencia y allí se genera la violencia por parte de las autoridades que les parece atractivo tirarle piedras a los ventanales como una forma de amedrentamiento al sector amen de las bombas y perdigones.  Ningún residente ha atacado a los cuerpos policiales  ellos o saben. 

 

En los edificios más afectados viven en su mayoría personas mayores con padecimientos de salud, niños y menores de edad que sufren el pánico y zozobra que esto genera y muchos otros reciben su dosis cuando les parten los vidrios también de los carros. En estos casos no hay a quien acudir ante la impotencia solo queda desmantelar los ventanales colocares cartón o malla y encomendarse a Dios.

 

La policía es signo de todo calificativo por parte de la ciudadanía y al ellos reconocerlo y aceptarlo poco les importa la ética, moral, mística y profesionalismo. En estos momentos de tragedia que vive el país lo único que les queda y  que les identifica como autoridad es el uniforme. El ciudadano les repudia y reconoce como un enemigo más de la sociedad al que hay que combatir y bajo ningún concepto ponerlo como ejemplo a seguir. Policía sinónimo de destrucción, persecución y degradación social e institucional.

 

Finalmente que aquí expresó es porque  lo he visto con mis propios ojos y soy uno de los afectados, en diferentes oportunidades las jornadas de acecho han sido hasta de 12 horas como ha sucedido en  estos últimos días.
Share: