sábado, 5 de febrero de 2022

La herencia de la revolución: se incrementan los vendedores ambulantes y solicitud de ayudas en las calles de Mérida

 




La necesidad obliga a buscar la manera de sobrevivir, y para conseguir dinero aquellos que no cuentan con un salario o un trabajo estable se dedican a la economía informal en las calles de la ciudad de Mérida.

En las últimas semanas el incremento de vendedores ambulantes en las principales paradas de autobuses se ha acentuado. Desde un chicle, una “tetica” de fruta en helado, un platanito, ofrecen aquellas personas que no tienen un salario.

Mientras que también se consiguen aquellos ciudadanos que golpeados por la crisis económica y dolientes de enfermedades abordan las unidades de transporte solicitando ayudas económicas para comprar medicamentos, o comida debido a que son residentes de zonas alejadas de la ciudad y los pocos recursos con los que cuentan no les alcanza para mantenerse en la capital del estado.

La escasez de dinero en efectivo que golpea el bolsillo del ciudadano que utiliza las unidades de transporte, imposibilita que aunque exista la intención, se pueda colaborar con estás personas que solicitan las ayudas económicas.

Ganarse la vida de manera honrada es parte de lo que hacen, quienes venden las chucherías en las unidades de transporte público de las calles merideñas.

La dolarización de la economía, el salario en bolívares sobretodo en quienes laboran en la administración pública es una guillotina y obliga a la supervivencia en tiempos de revolución. /Jesús Quintero

Lorem ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry.