En Mérida diciembre se vive entre apagones y problemas con todos los servicios públicos

 

Pasaron las elecciones y las promesas no se han cumplido






Jade Delgado


Diciembre ha sido un mes de apagones eléctricos en el estado Mérida, todos los días los habitantes de esa entidad deben soportar entre tres y cuatro horas sin electricidad, fallas que algunas veces se repiten durante el día.


Para los ciudadanos, es una burla que luego de las elecciones del 21 de noviembre pasado comenzaron a agudizarse las fallas de los servicios públicos, pero antes de los comicios los candidatos prometían "recuperar espacios y resolver problemas".


Las denuncias más comunes las hacen las personas porque se dañan los equipos: computadoras, neveras, televisores, microondas, bombillos y otros, debido a las fluctuaciones de voltaje, "la luz se va varias veces y llega con mucha intensidad, eso nos daña los aparatos y nadie los repone, no ganamos dinero para repararlos", apuntó Ivon Sánchez, habitante de la población de Ejido, donde no pasa un día sin que falle la electricidad y el agua potable.


La entidad andina durante años viene sufriendo los coletazos de políticas públicas erradas, cuyas consecuencias son un sistema de salud precario, escasez de combustible, instituciones educativas en ruinas y abandonadas, carreteras destruidas, fallas con el agua potable en plena pandemia del coronavirus, pésimo servicio eléctrico de las telecomunicaciones, problemas graves con el transporte de pasajeros, escasez de dinero en efectivo y crisis económica que afecta a todos por igual.