Adornar a la Candelaria: Más de 90 años de tradición de la familia Rangel




@YanaraVivas /SNTP 6961/CNP 16770


Hablar de la Virgen de la Candelaria o Nuestra Señora de la Candelaria, es hablar de una tradición cuyo nacimiento se remonta a 1392, fecha en que, según los textos, la Virgen se apareció a dos aborígenes “guanches” en Tenerife, España, traída a tierras andinas tras la llegada de los españoles a América. 

En Mérida, específicamente en la Parroquia Santiago Apóstol de La Punta, ubicada en la punta sur de la meseta del Tatuy de los caballeros de Mérida, lugar reconocido como sede de la segunda fundación de la ciudad; honrar a la Virgen de la Luz, como también se le conoce, es una tradición centenaria reconocida mundialmente por la participación de los Vasallos de la Candelaria. Personas devotas que pagan promesas vistiendo coloridos trajes para bailar al son de los cantos a la Madre de Dios.

Sin embargo, existen otras tradiciones dentro de la misma fiesta. Una de ellas es la de vestir a la Virgen. Se trata de arreglar el “Andas Procesional” donde se pasea la imagen venerada. 

Hace más de noventa años, Emeterio Rangel, vecino de la Parroquia, asumió el cargo de Mayordomo de la Virgen de la Candelaria, como su devoto siervo, dedicó su vida a adorarla y cumpliendo una promesa, asume la responsabilidad de decorar con flores el Andas Procesional, haciéndolo en su casa, a escasas dos cuadras de la Iglesia. 

Al fallecer el patriarca de la familia Rangel, hace unos 35 años, su primogénita, doña Melania Rangel Uzcategui, asume el matriarcado y la tradición familiar que hoy continúan sus hijos Gladys, Luis, Alba y Gerardo, bajo su estricta supervisión, recibiendo la imagen de la Virgen cada 31 de enero, traída en procesión por el párroco, vasallos y devotos, para salir llena de flores cada 1 de febrero, a las 7 de la noche, tras realizar una misa en la casa de los Mayordomos de la Virgen, partiendo de regreso a la Iglesia Santiago Apóstol, para presidir el último ensayo de los Vasallos, antes de la fiesta patronal. 
Tras la fiesta central, el 3 de febrero, la imagen de Nuestra Señora de la Candelaria, acompañada por los vasallos, es llevada hasta la Parroquia Pablo Sexto, ubicada en Zumba, pasando el Colegio de Abogados, lugar donde cuenta la historia apareció la tablita de la Virgen hace más de 200 años, se oficia una Misa y ofrece el baile de cierre, antes de retornar en silencio a la Iglesia de la Parroquia. 


Este año 2021, debido a las restricciones propias de la pandemia por covid-19, el presbítero Eduard Molina, párroco del sector y Vasallo de la Candelaria, aprovechando las herramientas comunicacionales, realizó una Romería Virtual, usando las redes sociales @pqasantiagoapostoldelapunta en Instagram y en facebook Parroquia Santiago Apóstol de la Punta Mérida- Vzla, fomentando la tradición mariana en los diferentes sectores de la Parroquia, además de continuar la transmisión radial de la Santa Misa, a través de 99.3 ciudad FM y 101.5 FM, motivando con alegría a la feligresía, lo que ha sido reconocido  por los devotos. 

El 2 de febrero, la Misa Central fue presidida el presbítero Alexander Rivera, Vicario General de la Arquidiócesis de Mérida, en compañía del párroco de Eduard Molina, recordando que esta fiesta rememora a la Virgen como luz del mundo, misma luz que necesita Venezuela para superar las dificultades.