Agudizó el conflicto por el aumento del pasaje en Mérida




 

Jesús Zerpa Machado 

 

La Policía Municipal de Libertador retuvo 10 unidades de transporte en la ciudad de Mérida, porque sus conductores cobraron este miércoles el pasaje con un aumento que no fue autorizado por las autoridades.

 

El incremento propuesto unilateralmente por el sector transporte lleva la tarifa del pasaje corto de Bs 3.500 a 10.000 y el largo de 5.000 a 15.000 Bs las rutas urbanas; y las extraurbanas –fuera de la jurisdicción capital- en 20.000 Bs.

 

Las unidades retenidas fueron trasladadas al estacionamiento policial, a la orden del Instituto Nacional de Transporte Terrestre (Intt), organismo que aplicará las sanciones por el incumplimiento a la Gaceta Oficial Nº 41.805, que establece el costo actual del pasaje.  

 

Esta falta de acuerdo entre los transportistas y las autoridades municipales de la ciudad de Mérida, quienes se reunieron para mediar con la representación del Ministerio del Poder Popular para el Transporte, sin lograr una solución, obligó a la mayoría de los conductores a guardar las unidades hasta que decreten el aumento. Por ello, los merideños tuvieron que caminar largos trayectos para trasladarse.

 

Aseguran que no hay paro

 

En este sentido, Eladio Vergara, presidente de la línea La Otra Banda informó que son muy pocas las unidades que están prestando servicio, al tiempo que aclaró que no se trata de un paro de transporte. “No podemos mantenernos cobrando 3.500 bolívares”.

 

Indicó que están a la espera de la gaceta oficial que establezca el aumento del pasaje y puntualizó que a quienes están laborando, no se les ha negado el acceso a surtir combustible.   

 

Mientras tanto, Tromerca y la ruta universitaria proporcionaron como plan de contingencia, el traslado de la ciudadanía por las diversas rutas de la ciudad de Mérida, lo que alivió el calvario que por dos días ha agobiado a los usuarios del servicio de transporte público en la capital de la entidad andina.