Escasez de Gas Doméstico ha conllevado al ecocidio donde impulsa la tala para convertir árboles en leña

En el bosque de Pino  de Campo Claro 





La tala abusiva trae consecuencias devastadoras en el ecosistema, sin embargo, los organismos de seguridad del estado no han hecho nada para impedirlo


Habitantes de las residencias Campo Claro denunciaron que por la escasez de gas doméstico en Mérida, un grupo de personas desconocidas ha venido realizando la tala abusiva en el bosque de pinos ubicado detrás de los apartamentos.

La situación les preocupa, porque el terreno se ha debilitado y comenzaron a registrarse deslizamientos de tierra y rocas.La tala es un fenómeno negativo que ha venido incrementando en el estado Mérida, debido a la escasez de gas doméstico en Mérida, que desde hace años se agudizó. 

Este problema ha impulsado a muchas familias a cortar árboles para convertirlos en leña y poder cocinar, también se ha originado un negocio, ya que muchos talan para vender leña durante todo el año.

 

Y nadie escucha

 

David Contreras manifestó que diariamente personas ajenas al lugar se dedican a talar los árboles causando la deforestación y daños al ecosistema. Este es un espacio donde cohabitan bastantes especies, entre las que destaca loros, pericos y una gran variedad de aves.

Dijo que han realizado en reiteradas oportunidades la denuncia en las autoridades, pero que ningún ente ha respondido a las solicitudes.

Hizo un llamado a Inparques, el Ministerio del Ambiente y demás instituciones encargadas de velar por el cuidado de estos espacios.

"Por favor, deben controlar a estas personas sin escrúpulos que al margen de la ley vienen realizando desde hace tiempo estas actividades por la escasez de gas doméstico en Mérida".

"En corto tiempo se ha visto afectado el territorio, esto es un pulmón natural y se afecta todo el estado", señaló Contreras.

Alfredo Ramírez, otro de los afectados, agregó que cada día hay más personas talando.

Explicó que durante la cuarentena los vecinos se acercaban al bosque en familia para distraerse, y caminar. La presencia de personas desconocidas hizo que ahora eviten estos recorridos por razones de seguridad. "Esto debe frenar ya", apuntó, en relación con la tala causada por la escasez de gas doméstico en Mérida.

 

JADE DELGADO / CARAOTA DIGITAL