Bomba de tiempo ambulante







Con el tema de la escasez de gasolina, para poder circular por la ciudad e interior del país, en viaje de vacaciones, los que pueden, cualquiera se las ingenia para hacerse de ella,  así sea bachaqueada, lo que ya es común observar en algunos sectores de Mérida, para evitarse hacer la cola ante una Estación de Servicio, a tal punto, que algunos lugareños, viajeros, visitantes, turistas, preguntan ¿quién vende por ahí gasolina?, toda que vez cargan consigo en sus vehículos, recipientes de plástico o latón, que exponen a pleno sol, en lo que constituye una verdadera bomba de tiempo ambulante.



La situación es por demás compleja y preocupante. Ya cotidiano observar vehículos cargando los recipientes a luz pública, en las parrilleras o en sus techos, lo que indudablemente que constituye un grave peligro, que de llegar hacer combustión por efectos de calentamiento u otro factor, la emergencia tragedia, está ahí a la vuelta de la esquina, circulan libremente, con su carga letal para ellos mismos, como si nada, es la realidad país (Giovanni Cegarra, GC. CNP. 2229) – Fotos