jueves, 17 de enero de 2019

Tribunal realizó reconstrucción de los hechos en caso del asesinato de padre e hijo en Tovar




Adán Contreras

En horas de la noche del pasado martes 15 de enero, el Tribunal Segundo de Control del Circuito Judicial Penal del estado Mérida a cargo del juez Carlos Márquez, realizó la reconstrucción de los hechos que ocasionaron la muerte de Danny Quiñonez y su hijo Danny Alejandro, el pasado domingo 4 de noviembre de 2018 en el sector Villa Dignidad en el municipio Tovar.

Padre e hijo retornaban a su residencia a bordo de una motocicleta, metros antes de llegar a su destino, un disparo impactó en la espalda del adolescente, traspasó su humanidad e hirió a Danny Quiñonez quien conducía el vehículo de dos ruedas, ambos cayeron al suelo y allí según la versión de los testigos, fueron golpeados por los policías y no les fue permitida la prestación de los primeros auxilios.

La defensa de los funcionarios de Polimerida Anthony Campos, Jean Carlos Márquez y Carlos Uzcátegui, imputados por los delitos de homicidio intencional y uso indebido de arma orgánica por la Fiscalía 13ª en Materia de Protección de Derechos Fundamentales y Ejecución de la Sentencia y la Sala de Flagrancia del Ministerio Público, solicitó al juez Carlos Márquez se realizará la Libertad de Prueba, con el propósito de que se probaran todos los hechos y circunstancias de interés para la correcta solución del caso.
El juez Carlos Márquez realizó junto al Fiscal del Ministerio Público, Javier Díaz, la inspección al sitio del suceso y escuchó a los testigos, imputados y expertos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), con la finalidad de hacer una reproducción de los actos ejecutados durante la perpetración del doble homicidio.

Durante la declaración del Oficial Anthony Campos, este alegó que hizo uso del arma de reglamento al observar que el parrillero de la motocicleta, el adolescente Danny Alejandro Quiñonez, portaba un arma y amenazó a la comisión en dos oportunidades, también explicó al juez desde donde disparó pero su versión no concuerda con la de los testigos del hecho y el arma que, según Campos portaba uno de los occisos, nunca fue hallada por los funcionarios del Cicpc al momento de realizar el levantamiento de los cuerpos y las evidencias de interés criminalístico.

La esposa de Danny Quiñonez y madre de Danny Alejandro, quien en todo momento estuvo al lado del Juez y del Fiscal del Ministerio Público, fustigó las palabras del homicida, se abalanzó contra él y le expresó que “ la careta de asesino no se le quitará nunca". Seguidamente los familiares y vecinos del padre e hijo asesinados comenzaron a gritarles a los funcionarios “asesinos” y al juez que se impartiera “Justicia”.

Luego de esta acción los funcionarios de Polimerida resguardaron y retiraron a sus compañeros y al juez del sitio, mientras que los expertos del Cicpc  realizaron en base a la declaración de Campos una nueva prueba de balística forense, para determinar científicamente si la versión concuerda o no con los hechos reseñados por el homicida.

El juicio sigue en proceso, se espera que en los próximos días el juez Carlos Márquez convoque a una nueva audiencia en la sala del tribunal, los familiares aspiran que en este evento se condenen a los funcionarios por los delitos por los cuales están imputados. 
Share: