lunes, 8 de octubre de 2018

“Sentimos regocijo y agradecimiento por esta tierra, cuna de esperanza nacional”


Vicerrector Manuel Aranguren en los 460 años de Mérida


Diario Frontera, Frontera Digital,  MANUEKL ARANGUREN, Regionales, ,“Sentimos regocijo y agradecimiento por 
esta tierra, cuna de esperanza nacional”

Prensa Vicerrectorado Administrativo ULA/Jorge Augusto Rodríguez/CNP: 14.129
Ser testigo de este nuevo aniversario de la ciudad de Mérida, es sentir el regocijo de vivir en un territorio lleno de inacabables virtudes y bondades representados por gente buena, laboriosa y emprendedora para la garantía de desarrollo y futuro de toda Venezuela. Así se expresó el profesor Manuel Aranguren, Vicerrector Administrativo de la Universidad de Los Andes (ULA), a propósito del cumpleaños 460 de esta capital andina.
Señaló que mucho más allá de extenderle una felicitación inmensa a la ciudad, es importante dejar testimonio público de agradecimiento por todo lo que Mérida ha dado a múltiples generaciones. “Cuna ancestral del saber, conocimiento y formación de capacidades para afrontar los retos y convertirlos en prospera materialización de esperanza nacional, virtudes que se gestan desde Mérida”.
Manuel Aranguren relató que Mérida ha sido testigo del surgir de jóvenes, quienes provenientes de todo el país, han buscado sitio entre sus calles y avenidas para incorporarse a las aulas de la ilustre Universidad de Los Andes y desde allí trajinar en la formación académica que luego los ha llevado a alzar sus manos en señal de triunfo, todo esto teniendo como testigo a la imponente Sierra Nevada que vigila todos los pasos en el andar.
Desde el Vicerrectorado Administrativo de la ULA, el profesor Manuel Aranguren envió un mensaje emocionado a todos los merideños por el arribo de los 460 años de este territorio fundado el 9 de octubre de 1558, e invitó a todos por igual, universitarios y comunidad en general, a activarse como agentes de transformación y vigilantes exigentes de la armonía, decoro, ornato y pulcritud de todos sus espacios, ya que esa debe ser una característica que Mérida jamás debe perder. 
Share: