viernes, 8 de junio de 2018

Conatel envió a ULA FM comunicaciones de alertas y exhortos



 
 Prensa ULA

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) ha enviado entre el 19 de mayo y el 5 de junio  cuatro comunicaciones en 107.7 ULA FM, en las cuales se le  exhorta y alerta sobre casos de identificación de temas musicales, grabación de programas y de opiniones que considera crean zozobra en la población. A continuación mostramos un dossier de dichos comunicados.

 

Sábado 19 de mayo: se reciben dos comunicaciones: en una se exhorta a la emisora a identificar al principio de cada tema musical “tradicional venezolano” el nombre del autor y del tema musical y en otra a cumplir con la identificación del tipo de contenido de los programas así como la audiencia que puede escucharles.

 

El 25 de mayo solicitan mediante comunicación formal grabación de las transmisiones de la emisora durante el día 21 de mayo en horario comprendido de las 8am a la 1 pm

 

El 5 de junio se recibe comunicación, vía correo electrónico, vinculada con contenido difundido durante el programa La Ciudad en La Radio, transmitido de lunes a viernes de 10am a 12m, por presuntamente promover la desinformación y generar zozobra en la población.

 

El mensaje en cuestión forma parte de una serie de mensajes pregrabados en donde profesores universitarios, de diferentes facultades, la mayoría de ellos representantes de la APULA, fijan postura frente a la gravísima crisis que atraviesa el país y que está llevando a la universidad a la paralización. El mensaje, en específico, dice así:

 

“Les habla la profesora Ilka Paola Domínguez, secretaria de Asuntos Académicos de la seccional APULA Forestal, el alto costo de la vida y las pobres condiciones de trabajo, falta de insumos para la investigación y la docencia y los salarios pírricos impulsan a los profesores universitarios de Venezuela a dedicarse a otros oficios o emigrar antes las pésimas condiciones. Hay renuncias masivas del personal docente altamente calificado, formado y capacitado. ‘Me quiero ir’, es la frase de moda en los pasillos universitarios, con todo el dolor la diáspora no debe ser el atajo para resolver nuestros problemas de sobrevivencia y del país en general, hay que resistir.”

 

Frente al cual se exhorta a:

 

1. Abstenerse, a partir de la recepción de esta comunicación de difundir mensajes cuyo contenido presente elementos como los identificados en el programa objeto del presente oficio, que inciten o promuevan zozobra en la ciudadanía, todo ello de conformidad con los principios consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en procura de un uso corresponsable de los servicios de telecomunicaciones.

 

2. Realizar una evaluación de los contenidos difundidos a través de su programación a fin de evitar la reiteración de este tipo de hechos; así como evaluar y realizar la selección de los contenidos a ser difundidos por el servicio de televisión por suscripción, con pleno apego y respeto a las leyes y normas que rigen la materia.

 

Citando el artículo 1 de la ley Resorteme “…según el cual se establece la responsabilidad social de los prestadores de los servicios de radio y televisión, a los fines de contribuir con la formación de la ciudadanía, la democracia, la paz, la convivencia, el respeto mutuo, los derechos humanos, la cultura, la educación y la salud de la población venezolana…”

 

Posteriormente explicando la sanción que podría aplicar a la emisora de acuerdo con la ley y su análisis:

 

“Artículo 29. Los sujetos de aplicación de esta Ley, serán sancionados: -Con multa de hasta un diez por ciento (10%) de los ingresos brutos causados en el ejercicio fiscal inmediatamente anterior a aquél en el cual se cometió la infracción, y/o suspensión hasta por setenta y dos horas continuas de sus transmisiones, cuando difundan mensajes que: (…) g. Fomenten la zozobra en la ciudadanía o alteren el orden público.”

 

Y cierra con el siguiente llamado:

 

En virtud de lo anterior, esta Comisión Nacional le EXHORTA a ULA 107.7 FM, a dar cumplimiento efectivo a lo previsto y sancionado en la Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos e instruir a los moderadores de sus programas al llamado de atención oportuno a sus invitados en el momento que presuntamente pudieran estar transgrediendo los artículos de la Ley in comento para así evitar el ejercicio de medidas o acciones a que hubiere lugar, so pena de incurrir en los ilícitos administrativos contemplados en dicha ley.

 

En razón de las consideraciones precedentes, se insta a tomar las medidas necesarias e inmediatas para ofrecer información oportuna y veraz a la colectividad, de conformidad con el texto Constitucional, en su artículo 58.

 

Finalmente, se advierte que la presente comunicación no implica reconocimiento sobre el carácter de operador de servicios de telecomunicaciones, concesionario o permisionario, ni constituye pronunciamiento alguno respecto a su situación jurídica ante esta Comisión Nacional de Telecomunicaciones, de ser el caso.

 

Comentarios sobre la situación

 

Si bien es cierto que existe una serie bastante amplia y compleja de lineamientos sobre lo que CONATEL ha determinado como el manejo correcto del espectro radioeléctrico en Venezuela, tales como la identificación de los programas, de los temas musicales, de la publicidad, etc, resulta un acto de censura abierto y directo el determinar los temas o tópicos que se pueden o no abordar en un programa de opinión, más aun, considerando que se trata de una situación evidente, un hecho público, notorio y comunicacional, la grave crisis que estamos padeciendo los venezolanos.

 

Es pertinente destacar que 107.7 ULA FM no sólo cumple cabalmente con las transmisiones conjuntas tal y como lo establece la ley, sino que además procura siempre ser un medio de comunicación abierto a todos los factores políticos que protagonizan la historia contemporánea, pero sobre todo a la sociedad en general, que al fin y al cabo es la que padece los estragos que causan los protagonistas antes mencionados.

 

El programa La Ciudad en La Radio en particular se ha constituido, a lo largo de años de ininterrumpida labor, en una tribuna abierta a la participación ciudadana, en donde todos los sectores de la población tienen abiertos los micrófonos para expresar sus ideas y opiniones, siempre y cuando se haga con una actitud respetuosa y responsable; lamentablemente, la crisis que se vive ha dejado fuera, por la vía de los hechos, los comentarios halagüeños pues sólo la crítica y el grito desesperado de los ciudadanos busca hacer eco en la mente de quienes pueden tomar acciones para mejorar la calidad de vida de las personas.

 

Es importante advertir a la sociedad estar atentos, pues justo cuando se acerca el primer aniversario del cierre de ULA TV, el mismo ente parece haber asumido una actitud hostil hacia la emisora de la Universidad de Los Andes.
Share: